22 agosto 2016

Un hermoso mensaje de Stephen Hawking a las personas que están en un “agujero negro”.

A pesar de sus limitaciones físicas Stephen Hawking es un ejemplo de fortaleza y superación, ya que no ha permitido que su condición le hunda en el plano psicológico.



Stephen Hawking es uno de los hombres más admirados de nuestro tiempo, no solo por tener una de las mentes más brillantes, sino porque es un ejemplo de superación y vida.

Nació el 8 de enero de 1942 en Oxford (Inglaterra) y se le conoce en todo el mundo por sus investigaciones en física teórica.

Una de sus aspiraciones de niño era estudiar matemáticas pero, por cuestiones de la vida, al entrar en la universidad decidió apostar por las Ciencias Naturales.

En su primer año en Cambridge, el joven Hawking, de apenas 21 años, comenzó a sentir los síntomas de una enfermedad llamada Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), la cual le cambiaría la vida para siempre.

En aquel entonces los médicos estimaron que viviría como máximo dos años y medio más, pero Hawking superó las expectativas y pasó a convertirse en una de las personalidades más importantes de la ciencia.

Pese a su condición física, Hawking ha dado cientos de discursos en todo el mundo. Su sabiduría se ha compartido en millones de documentos y libros que han servido para muchas investigaciones nuevas.

No obstante, más allá de saber sobre el funcionamiento del universo, él conoce sobre la vida y las etapas más difíciles que puede experimentar un ser humano.

En su conferencia más reciente, el científico hablo sobre la depresión, e hizo acotaciones muy interesantes con ejemplos muy claros y basados en su experiencia.

Stephen Hawking lanza un hermoso mensaje a personas con depresión.


Hoy, Stephen Hawking ya tiene 74 años de edad, pero eso no lo limita. Él continúa enseñando, investigando y compartiendo con el mundo entero mensajes maravillosos y reflexivos.

En distintas oportunidades ha manifestado que sus expectativas se redujeron a cero cuando se le diagnosticó su enfermedad, pero ahora reconoce que, desde entonces, todos los aspectos de su vida han sido una ventaja.

Ha dedicado toda su existencia a las investigaciones científicas y la búsqueda de respuestas sobre el universo.

Él no puede hablar ni moverse, ya que está limitado a una silla de ruedas. Pese a esto, ha encontrado la forma de comunicarse e inspirar al mundo.

En una charla que llevó a cabo en el Instituto Real de Londres el mes de enero, Hawking comparó los agujeros negros con la depresión, dejando claro que de ninguno es imposible escapar.

El mensaje de esta conferencia es que los agujeros negros no son tan negro como los pintan. No son las cárceles eternas que se pensaba eran.

De un agujero negro pueden salir cosas hacia el exterior y, posiblemente, hacia otro universo. Así que, si sientes que está en un agujero negro, no te rindas; hay una salida.

En respuesta a lo que han sido sus discapacidades, él añadió:

La víctima debe tener el derecho de poner fin a su vida, si él quiere. Pero creo que sería un gran error. Por más que la vida pueda parecer mala, siempre hay algo que puedes hacer, y tener éxito en ello.

Mientras hay vida, hay esperanza.

Si estás incapacitado, es probable que no sea tu culpa, pero no es bueno culpar al mundo o esperar que se apiaden de ti.

Hay que tener una actitud positiva y sacar el máximo provecho de cada situación en la que uno se encuentre; si uno tiene una discapacidad física, no puede permitirse el lujo de estar psicológicamente discapacitado también.

En el presente, Stephen Hawking sigue inspirando a las mentes científicas, pero también a quienes de una u otra forma han tenido que pasar por muchas dificultades en su vida.

Hawking considera que la ciencia es un campo muy adecuado para las personas con discapacidades físicas, ya que se desarrolla principalmente en la mente. Aclara que el trabajo experimental está descartado, pero asegura que el teórico es ideal.

También reconoce que muchas de las cosas que ha logrado se deben a la ayuda de sus seres queridos, colegas y estudiantes quienes lo han apoyado desde siempre.

¿Quieres conocer más? Lee: A veces, todo lo que necesitamos es un abrazo que nos arrope el alma

Me parece que la gente en general está muy dispuesta a ayudar, pero debes hacerles sentir que sus esfuerzos por ayudarte valen la pena.

Su hija, Lucy Hawking, compartió algunas palabras sobre lo que piensa de su padre:

Él tiene un deseo muy envidiable de seguir adelante y la capacidad de reunir todas sus reservas, toda su energía, toda su concentración mental y juntarlo todo en ese objetivo de seguir avanzando.

Pero no solo para seguir adelante y sobrevivir, sino para trascender. Está produciendo trabajos extraordinarios –escribe libros, da conferencias, inspira a otras personas con enfermedades neurodegenerativas y otras discapacidades.

En las últimas semanas, las palabras de Stephen Hawking se han compartido en todo el mundo como un mensaje para aquellos que se están dejando hundir por la depresión y las limitaciones.

Su experiencia de vida y la forma en que se expresa ante el mundo son las muestras más claras de su sabiduría y su ser.

fuente/mejorconsalud.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.