29 febrero 2016

Mundos Subterráneos y la Música del Apolo X.

chey_ap_X


En el siguiente audio que os presentamos, hablamos sobre diversos temas del misterio, entre ellos, las bases subterráneas y la historia de las entidades que viven en el interior de la Tierra así como la misteriosa melodía escuchada por los astronautas del Apolo X entre otras cuestiones.

El Audio corresponde al programa Sabiens de la Cadena Pirenaica (Radio Valira de Andorra) presentado y dirigido por Ferran Prat, en dicha grabación, interviene como invitado aquel que escribe estas líneas, Jose Luis Camacho de Mundo Desconocido.



fuente/ Mundo Desconocido.es

¿ Fué Zeus un "Dios Extraterrestre" de otros mundos?.. Ver Documental.

Física Cuántica: Dimensiones.

Las dimensiones son los diferentes estados de la existencia que experimentamos durante el camino hacia el Ser Único. Es decir son los pasos evolutivos que el Ser decidió experimentar para regresar a la fuente divina. Todos los niveles dimensionales se encuentran en el aquí y el ahora, la diferencia es la longitud de su onda o frecuencia. Las dimensiones son frecuencias dentro de la cual vibramos, también podríamos decir que son niveles de conciencia, son algo parecido a las bandas de radio con sus frecuencias y estaciones. Existen siete dimensiones perceptuales que se corresponden a la octava dimensional donde se encuentra la Tierra en estos momentos. Igualmente existen otras dimensiones que se corresponden a otras octavas vibratorias que se encuentran actualmente fuera de nuestra comprensión humana. Cada dimensión está regida por un conjunto de leyes y principios específicos para funcionar en sintonía con la frecuencia de esa dimensión.


Cambiar de dimensión significa expandir nuestra conciencia, es famosa la historia del personaje animado que vivía en un papel y cuyo mundo era totalmente bidimensional o plano, asi su cerebro había aprendido que asi era su realidad formada por puntos y líneas sobre un inmenso plano blanco. Era Inconcebible para el pensar en objetos con volumen o tridimensionales. Asi es para nosotros un imposible desde nuestras creencias, pensar el realidades que no sean la conocida, ya que nuestro cerebro esta entrenado a percibir de una manera determinada. Entonces, cambiar de dimensión es expander nuestra forma de percibir la realidad, de ver las cosas. Ahora nos encontramos pasando a una realidad mas energetica, que se parece mas al mundo de los sueños y la imaginación.


La Primera dimensión es la encargada de convertir a la energía en materia, es la frecuencia basica de los átomos y las moléculas, por lo tanto es la dimension del microcosmos, es la frecuencia vibratoria de activacion del ADN . Se puede decir que maneja un nivel de consciencia elemental referido al cumplimiento de funciones, o sea una consciencia puntual, sabe como dirigirse de un punto a otro. Los minerales y el agua vibran en esta frecuencia, los minerales son el aspecto cristalino de la misma, el agua el aspecto liquido de la misma. Se encuentra en los fluidos y las corrientes electricas del cuerpo humano, activa el código génetico e impulsa energéticamente el sistema celular. Si tomaramos como metafora al ser humano para describir las dimensiones, podriamos decir que la primera dimensión la experimentamos en la etapa prefetal, donde somos un conjunto de potencialidades con un programa de division celular y mantenimiento de funciones. Todas las dimensiones funcionan a todas las escalas y las de esta octava son las mismas en todo el universo.

La Segunda dimensión es la frecuencia donde existen la mayoría de los animales y las plantas. Es tambien física e impulsa la identidad biológica. Es la vibración que mantiene la unión entre las especies, lo que se ha llamado el inconciente colectivo de las especies, es decir es la forma como se reconocen los animales de una misma especie para cumplir con sus funciones reproductoras. No posee diferenciación individual, ni autoreconocimiento. En este nivel de conciencia no hay referencia temporal espacial. 

La conciencia es lineal o bidimensional. A nivel geométrico se corresponde con las formas planas como el círculo, el cuadrado etc. Es la responsable de la variedad biológica y de todas las energías que se encargan de propiciarla como las fuerzas elementales de la naturaleza. Podemos tomar como ejemplo las bandadas de pájaros que actúan cordinandamente como un todo, o los cardúmenes de sardinas, ambos han sido objeto de estudio y se ha comprobado que actúan como un cuerpo conciente donde cada uno de los miembros mantiene una distancia matemática entre ellos y que solamente rompen la formación cuando son atacados. Siguiendo la metáfora del ser humano, la segunda dimensión se podría compara con la etapa fetal, flotamos siendo uno con el entorno, en un estado no egóico, sin referencia temporal/espacial.


La Tercera dimensión es donde existimos los seres humanos, también es física y el tipo de conciencia de esta vibración es volumétrica o tridimensional, a nivel geométrico se perciben formas como el cubo y la esfera y los sólidos platónicos. Hay una percepción lineal del tiempo y el espacio, con la capacidad de recordar el pasado y proyectar el futuro estando en el presente. Se basa en la polaridad y la ilusión de separación, en el desarrollo de la identidad individual y la perdida del sentido grupal. Esta es la frecuencia donde nos hacemos conscientes de nosotros mismos, desarrollamos el ego y creemos que estamos separados del todo. Es en esta dimensión donde nos percibimos más separados del todo que en ninguna otra, por lo tanto es aquí donde al Ser Único se le presentan mas retos de integración y crecimiento. En el ser humano comienza a partir del segundo año de vida, cuando el niño empieza a diferenciarse del entorno como individuo, a expresar sus deseos, a formar su ego. Es una etapa de aprendizaje muy importante, donde comienza la fragmentación. En tercera dimensión experimentamos un proceso de división del Ser que produce lo que llamamos personalidad. Es parte del trabajo de evolución el recoger y juntar todas las partes.


La Cuarta dimensión es la frecuencia donde regresamos a la conciencia de integración grupal, sin pérdida de la individualidad. Esta frecuencia ha sido llamada zona arquetipal o inconsciente colectivo, es el lugar donde residen los sentimientos, las emociones y los sueños. En esta dimensión percibimos el tiempo en oleadas cíclicas o en forma de espiral. Existe en un campo cuántico donde se presentan simultáneamente todas las alternativas y posibilidades. Es la frecuencia de la sincronicidad, la empatía y la telepatía. Es la ultima dimensión donde experimentamos con el cuerpo físico como vehículo de aprendizaje. En esta frecuencia percibimos la multidimensionalidad y nos damos cuenta de nuestra responsabilidad, al hacemos consciente que cada una de nuestras acciones afecta el todo.

En estos momentos nos encontramos despertando a la conciencia de cuarta dimensión y la sentimos sobrepuesta sobre la tercera, por eso a nivel humano estamos pasando por la necesidad de compartir con grupos, revisar nuestras relaciones, buscar sanación y crecimiento con terapias. También es la causa del desmoronamiento de estructuras físicas, económicas y políticas por mucho tiempo establecidas, que ya no se corresponden con esta nueva vibración. Y cada vez vamos a ver más cambios a todos los niveles de aquello que no se corresponda con la nueva energía.


El cambio dimensional es a todas las escalas, no solo lo estamos experimentando los seres humanos sino también la Madre Tierra y a una escala mayor toda la galaxia. El cambio dimensional no sucede de un día para otro sino por capas paulatinas de conciencia. Una vez que estemos alertas en la cuarta dimensión se abrirán suavemente las puertas a quinta y sexta. Aceptar la conciencia de cuarta dimensión es lo que se ha llamado el salto cuántico y es el paso más difícil del cambio dimensional ya que este implica un profundo cambio de creencias. La cuarta dimensión es el portal hacia la conciencia Crística. La conciencia Crística es aquella conciencia colectiva que se reconoce a si misma como Unidad.

La quinta dimensión es la frecuencia de la sabiduría y es totalmente pura energía. Es donde se encuentran los Maestros Ascendidos y los espíritus guías. En quinta experimentamos el fundirnos con el grupo de almas al cual pertenecemos vibracionalmente y al Ser superior o Multidimensional. Es la dimensión donde recordamos quienes somos y despertando nuestra sabiduría interna. Es en esta dimensión donde se experimenta la conciencia grupal que forma un solo Ser de mayores dimensiones. Es una frecuencia energética, no física. El tiempo es un continuo, solo existe el ahora eterno. Muchos de los seres que están en esa dimensión al contactarse con su sabiduría, escogen ser los guías espirituales de los que estamos en la dimensión física, como parte de su servicio en el proceso de evolución. Muchos de los seres canalizados hoy en día que se presentan como una conciencia de grupo están en quinta dimensión, así mismo cuando hacemos contacto con nuestro Yo Superior estamos viviendo una experiencia de quinta. Como es una dimensión de luz percibimos holográficamente y en formas lumínicas de una gran intensidad, muchas veces geométricas.

La diferencia entre quinta y sexta así como entre sexta y séptima no es tan evidente como la de cuarta y tercera, a partir de quinta las dimensiones se encuentran solapadas o fundidas y sus fronteras son difusas, esto es debido a que estamos hablando de energía y no de materia.

La sexta dimensión es la frecuencia que se ha llamado Crística o Búdica, porque es allí donde se llega el estado de remembranza total, donde se toma responsabilidad por el todo y se es el todo. Es un estado de conciencia compasiva, la famosa iluminación. Es el regreso a casa, al Ser Único. En sexta el proceso de evolución del Ser y el Todo se experimentan como Uno, es el lugar de la conciencia ilimitada y unificada. Esta frecuencia se manifiesta como individual y colectiva simultáneamente. La sexta dimensión es la creadora de las matrices morfogénicas que se manifiestan en otras dimensiones como tercera, segunda y primera. Estas matrices son las formas geométricas y las redes que llamamos geometría sagrada, son los patrones geométricos de luz creadores de vida y responsables de su materialización.

La séptima dimensión es la frecuencia de la integración total, ya no quedan partes dispersas, la conciencia se experimenta multidimensionalmente, es decir se tiene conocimiento de las partes que alguna vez estuvieron desmembradas en el pasado con una nueva perspectiva de integración. Allí se encuentran los seres que están y son puro amor. Es una dimensión energética donde no existe la forma. Es la dimensión del reino angélico y las conciencias de luz pura.

fuente/secretosdelamatrix.blogspot.com/

28 febrero 2016

Cambios en Nuestro Cuerpo ¿Qué está ocurriendo a nuestros cuerpos?


La visión completa de lo que está ocurriendo con nuestros cuerpos tiene que ser observada primero a través del lente de lo que está pasando al cuerpo del planeta Tierra. Y todavía más allá, debemos comprender que todas las cosas fueron creadas en Unidad con un eslabón de interconexión entre las partes de Dios y los distintos niveles, desde planetarios, hasta sistemas solares, galaxias y universos.

No podemos considerar la transición cuántica que está ocurriendo en un planeta, sin tomar en cuanta los efectos y reverberaciones de la creación completa. Todas las cosas están ligadas, sin importar qué tan distantes imaginamos nosotros que están las otras dimensiones, o qué tan lejos de nosotros esté la vida en otros planos de existencia.

Estamos todos conectados por fibras doradas que, visibles o no, nos conectan con la Fuente Primordial. Durante nuestras visiones, sueños, meditaciones, o en algún momento de nuestras vidas, todos hemos podido sentir esta conexión.

Por medio de la respiración consciente podemos darnos cuenta de la red de vida respirando a través de nosotros y sentir la conexión y la cualidad de esa unión.

Cada día más y más ciudadanos de la Tierra saben intuitivamente, a pesar de no poder probarlo, que la Tierra no se mueve sola en un universo, galaxia y sistema solar sin otra manifestación de vida que la terrestre.

Lo que realmente está ocurriendo es que Luz más elevada, frecuencias más altas, nuevos códigos de energía, (escoge el nombre que gustes) están entrando a la Tierra en ondas de ascensión.


Por otra parte, los ciudadanos del planeta, por medio de la energía enfocada a través de sus meditaciones, plegarias e invocaciones, han estado asimilando esa Luz y ese Amor y conscientemente y han estado irradiando esas elevadas energías pasándolas a otras personas y anclándolas en el planeta mismo. Se trata realmente de una co-creación del hombre que está trayendo el cielo a la tierra.

El magnetismo está descendiendo simultáneamente en el planeta y en nuestros cuerpos. Las fuerzas magnéticas son como la goma que pega todas las cosas juntas. Este descenso en el magnetismo es una señal de que un gran cambio está ocurriendo.

Los científicos reconocen que la caída del magnetismo en estos tiempos ha sido rápida, y al mismo ritmo acelerado ocurren los cambios.

Por otro lado, las frecuencias de la Tierra están subiendo y esto también afecta notablemente los cuerpos de sus habitantes.

Con la caída del magnetismo ocurren cambios a nivel mental y emocional en un individuo. Es posible que los programas mentales y emocionales que teníamos grabados comiencen a soltarse. Como la resistencia cae, es más fácil dejar ír. Es posible que de un momento a otro, ciertas personas, lugares o situaciones ya no le sirvan a uno, y hay que cambiar, el cuerpo pide hacerlo...

Qué está ocurriendo en nuestros cuerpos?
La humanidad actual de la Tierra camina con vestidos de carne dentro de cuerpos constituidos por materia-energía. Funcionaban hasta ahora con un determinado grado de densidad, pero en este momento cierta condensación se está estableciendo.

Sus vehículos físicos están siendo preparados para ser transmutados en vestimentas de Luz, mucho más refinadas y menos densas. El karma está siendo procesado y diluido, habrá menos densidad y menos limitaciones.

Estamos siendo acondicionados para comenzar a interactuar con conciencias más elevadas. Nuestra biología se abrirá para compartir con otros seres, no sólo de nuestras especies terrestres, sino con habitantes de otros mundos, dimensiones o entidades de distintos niveles de existencia..

Lo que realmente nos está sucediendo es lo que los maestros llaman “Transfiguración”. Nuestra forma condensada ha entrado en un proceso parecido a “derretirse”.

La sustancia de nuestro cuerpo físico, aquel que nos es familiar, está transformándose en Luz. El cambio consiste en que nuestro cuerpo material y denso paso a paso se refina y se convierte en “Cuerpo de Luz”.

También, en la medida en que nos vamos conectando con la Mente Divina Universal, nuestra inteligencia se desarrolla en ciertas áreas de la mente.

Cuando el planeta recibe las frecuencias elevadas de Luz, los habitantes de la Tierra entran en un proceso de cambio que obra en su organismo a nivel de los espacios vacíos entre células; bioquímicamente estos están siendo reubicados.

La fuerza de la Luz activa nuestros cuerpos y literalmente la química de la mente y cuerpo cambia. Expresado en una forma poética “algo muy antíguo, y sin embargo nuevo, está saliendo del cascarón”.

La membrana exterior que sujetaba y aislaba a la humanidad está adelgazándose y los humanos están comenzando a tener la posibilidad de conectarse conscientemente con dimensiones más altas de Luz.

Estamos siendo preparados, y ya estamos comenzando a pasar de una densidad molecular a una nueva más alta. Esto es transformación. El siguiente paso en la escalera Divina para la humanidad es el asumir la forma del Adán y Eva Kadmón

Hasta ahora hemos vivido en un mundo electro-magnético, con una densidad electromagnética característica que nos ha limitado mucho. Pero estamos siendo afinados en una frecuencia más alta por la acción de la energía, la acción de la Flama en la electrificación de la materia de nuestros cuerpos materia-energía.

¿Por qué es importante?- porque es un paso más alto en nuestro proceso evolutivo, desarrollado paso a paso para permitir que el Yo Superior o Cuerpo Crístico se involucre en nuestro desarrollo.

El trabajo que ya se ha hecho ha preparado a algunos seres humanos para vivir con un tipo más avanzado de resonancia; aquella que está dentro del rango de capacidades del cuerpo superior.

La Ascensión no consiste en descartar el cuerpo físico, sino de llevarlo con nosotros un paso más arriba en la escalera de Jacob. A este proceso se le llama “integrar la Diosa” (el cuerpo físico). Se trata de sentir los cambios, y de ser conscientes de ellos para apoyarlos.

Un proceso consciente desarrolla en nosotros más sabiduría, porque así pasamos por la experiencia de tener la vivencia de la Ascensión, o iluminación. Debe haber una aceptación, el acuerdo de permitirnos sentir lo que tengamos que sentir para llegar a la comprensión.

No se trata de que despertemos y simplemente la ascensión ya está lista. Es importante saber esto, porque nos ayudará en el proceso de transformación y transmutación. Mientras menos resistencia pongamos al cambio, este se dará más armónicamente.

El maestro Jesús decía que la entrada y la salida eran a través del corazón. Cuando aprendemos a amar nuestro proceso de ascensión, eliminaremos el miedo y gozaremos del cambio. El corazón ya conoce el proceso de ascensión, y el corazón es la puerta al Cristo radiante, nuestro potencial oculto en el ADN.

Las percepciones pueden alterarse

Lo que está ocurriendo es que las dimensiones se están superponiendo unas sobre otras. Algunas frecuencias de cuarta dimensión están bombardeando nuestras frecuencias de tercera dimensión, y lo mismo ocurre con frecuencias de quinta dimensión, y con algunas todavía más altas. Por eso nuestras percepciones también comienzan a cambiar, pero desde luego cada caso es único.

En general, la humanidad está comenzando a ver y a poder percibir una multiplicidad de dimensiones y esto causa trastornos en las percepciones habituales, en una forma u otra. Es como si estuviéramos aprontándonos para volver a ser lo que en otros tiempos fuimos, o para asumir lo que somos en dimensiones superiores de evolución.

Algunos circuitos de energía planetaria han sido activados y estos vórtices planetarios pueden ser ahora percibidos, vistos o sentidos de alguna forma por muchos individuos. Los cambios son profundos, y continuarán siendo cada vez más dramáticos. Hay que integrarlos a la vida diaria porque no desaparecerán, la transformación no es una fase que se pueda cancelar.

El plan Divino está desarrollándose en perfección, trayendo cambios cada vez más profundos. Este es un nuevo tiempo y una Nueva Era.


Si alguna parte tuya comienza a sentir miedo del cambio es mejor hacerse consciente de este miedo. Habla a esa parte tuya que vibra en el temor, controla tus pensamientos y dile a tu mente que el cambio es real, que en eso consiste el Plan Divino, y que todo está bien para ti.


Es correcto hacer un diálogo con aquellos aspectos de tu personalidad que puedan sucumbir al miedo. Existe un pensamiento colectivo de la humanidad que rechaza el cambio. Cuando ocurrió la caída del hombre hubo muchos cambios, pero no fueron para bien, y hay algo en cada uno de nosotros que lo recuerda.


Desarrolla conscientemente confianza en la apertura de la Nueva Era Dorada de Paz que se avecina. Mantén viva la visión y el concepto. Háblale a aquella parte de tu ser que teme el cambio, dile que el cambio es inevitable porque todo es energía, y la energía, por definición, es constante cambio.


Todos los cuerpos están mutando sus estructuras

En el presente, nuestras formas físicas están recibiendo ondas de Luz muy poderosas. La luz es absorbida por todas las estructuras, igual si tú crees en ello o no; las nuevas frecuencias de Luz llegan al planeta y nos afectan a todos, así no estemos dispuestos o previamente no hayamos pedido recibirlas.

Los efectos causados por este aumento de luz no son solamente físicos. También a nivel emocional experimentamos cambios dramáticos.

Tenemos un sistema de cuatro cuerpos que están mutando sus estructuras, y como todos están conectados, si uno cambia se afectan todos. A veces alguien nos dice algo sin importancia y nos echamos a llorar. Son sentimientos que como burbujas sacan a la superficie emociones guardadas.

A veces nos sentimos desconectados de Dios, otras veces totalmente conectados con Dios y los maestros.

Emocionalmente la sensibilidad se ha agudizado, y es probable que vivamos en la inestabilidad, fluctuando entre los extremos. Por eso se requiere un trabajo constante de limpieza, de balancear los cuerpos y anclarse.

Lo que está sucediendo afecta la naturaleza del espacio y el tiempo. Afecta tus relaciones con la energía y con el cuerpo. Hasta los niveles subatómicos de nuestros cuerpos tienen que alinearse nuevamente con la Luz y esto nos afecta, podemos sentirlo.

Con los cambios es posible que sientas dolor e incomodidad. Para el sistema nervioso los cambios son particularmente intensos.

Vamos dejando atrás el espectro planetario al que estábamos acostumbrados y nos movemos hacia una frecuencia vibratoria más alta, con un nivel de magnetismo más bajo. Naturalmente nos vamos sintiendo diferentes. Pero no importa cuál sea tu experiencia, ¡dale la bienvenida al cambio! Estamos mutando, y en el proceso de mutación cada uno de nosotros estará más cerca de su propia Divinidad.

Acéptalo, en la medida en que la resistencia cae y la densidad se esfuma, los programas viejos dejan de funcionar. Pero no hay nada que temer, Dios proveerá.

Estamos recibiendo un nuevo par de anteojos, una nueva conciencia, y un cuerpo nuevo para vivir en él. El arreglo biológico de la materia está cambiando.


Estamos siendo afinados a nuevas redes electromagnéticas que están cambiando nuestros patrones. Nuestra sangre se está tornando más transparente, porque la hemoglobina está pasando de una densidad molecular a otra. Nuestros ritmos biológicos están siendo alterados.

Los campos magnéticos del cerebro están trabajando con más Luz, y es a la fuerza de esa Luz a la que nos estamos ajustando. Estamos siendo afinados y perfeccionados con un código más elevado de creación.

Esta nueva codificación está literalmente reactivando partes dormidas en nosotros. Las frecuencias electro-magnéticas que llegan al planeta están alineando al cuerpo y al cerebro para que podamos adaptarnos a la siguiente fase del Plan Divino para la humanidad.

Más cambios en el cuerpo físico

La cabeza está aumentando su tamaño. La sangre está cambiando. Las relaciones de espacios en los niveles subatómicos del cuerpo están siendo alterados y realineados para que tengan correspondencia con frecuencias universales y multi-dimensionales.

La velocidad de giro de todas las partículas está cambiando, los campos magnéticos del cuerpo, de cada chakra y de las células mismas están siendo realineados.

Es un proceso tal vez incómodo y algunas partes del cuerpo se resienten más que otras. Es probable que sientas una corriente que recorre tu cuerpo a través del centro del tubo pránico. Son las ondas de Luz llamadas “columna de Metatrón". Esta columna de Luz es usada por los maestros para reprogramar tu cuerpo electro-magnéticamente. Puedes sentir a veces su calor cuando actúa, un calor que se siente venir desde dentro.

Puede que haya períodos de tiempo en que te sientas muy cansado. Esto es perfectamente normal. Cuando el arreglo biológico comience para ti, vas a sentirlo. Piensa que Dios, los maestros y tu presencia Yo soy, están literalmente transformando tu cuerpo. Están aplicando ingeniería bio-molecular a los circuitos de tu cerebro.

La luz estará llegando a todos los circuitos del cuerpo para reestructurar las moléculas y acelerar tus bio-ritmos. Nuevos conocimientos están haciéndose asequibles a nuestros cerebros. Están ocurriendo también cambios en la piel. Se trata nada menos que del comienzo de la transmutación biológica de nuestra forma.

Descripción de los cambios del cuerpo:

Puedes sentir calor que se origina dentro del cuerpo.

Tu sistema nervioso está simultáneamente siendo destruido y re-edificado.

Desde tus huesos emana una corriente de vibración diferente. A veces se siente dolor dentro de la médula de los huesos en la medida en que está siendo cambiada la corriente. La estructura del esqueleto va a cambiar más y más, porque su conformación actual no es capaz de asimilar energías que llegan con frecuencias cada vez más altas.

Con los cambios se le da la posibilidad de acomodarse a procesarlas. Tendrá que adaptarse a velocidades de giro más aceleradas. Los huesos del cuerpo son los fósiles que guardan nuestros recuerdos. Al cambiar los huesos también se da una sacudida a nuestra historia personal. Por eso es posible que donde más se sienta el cambio sea en los huesos.


Nuestra realidad, como la hemos conocido, está siendo estirada y cambiada, y esta es una actividad que, aún cuando no percibimos, cansa el cuerpo. Pero es Dios obrando en nosotros. Si te sientes fatigado date permiso de descansar, es tiempo de hacer una siesta.

Puedes a veces sentirte muy fatigado, y esta fatiga puede aparecer repentinamente. El cuerpo Crístico es la cumbre de la pirámide de nuestros cuerpos y tiene que integrarse, anclarse y activarse antes de que la nueva creación se complete.

Dolores de cabeza y desorientación. El dolor se siente con palpitaciones en la parte de atrás de la cabeza (tallo cerebral?), donde la cabeza se une al cuello. ¿Podría ser que el circuito Urim (del que se habla en “Las claves de Enoch) está siendo instalado en el cerebro?. Este es el circuito que conecta nuestro octavo chakra con el séptimo. Esta conexión habilita nuestra materia para recibir y luego ser INTELIGENCIA SUPERIOR. ¿Estaremos siendo estimulados en nuestro centro de memoria, atrás en la cabeza, para recordar nuestras experiencias en otros niveles del ser? ¿Estamos siendo reconfigurados paso a paso para poder recibir y decodificar luz, color y sonido en una forma nueva? ¡Yo creo que sí!


Puede haber dolor en todos los cuerpos ( fisico, mental, emocional, espiritual): A nivel emocional todas las emociones guardadas, los miedos y negatividades comienzan a surgir para ser limpiados. La ira mostrará su cara y luego desaparecerá. Estos cambios en los cuatro cuerpos pueden ocurrir muy rápidamente.


Hay que tener en cuenta que la clave de la trasformación está en el contacto y conexión que logremos con nuestro cuerpo Crístico.

Están ocurriendo también cambios a nuestros sentidos, especialmente los de la vista y oído. Cuando los cambios en el oído comienzan puedes sentirte a veces mareado y el equilibrio puede afectarse. También es posible escuchar un pitido característico y algo molesto. La vista también se altera, a veces súbitamente puede haber visión borrosa. Esto causa momentáneamente movimientos torpes. Todo esto es incómodo, pero recuerda que mucho se está ampliando dentro de ti.

El velo de la visión interna estuvo corrido por toda una Era, y ahora se está abriendo para ti.


Estamos en transición, caminando entre mundos, simultáneamente cambiando nuestra conciencia, nuestros cuerpos y nuestra realidad.


Date tiempo para la práctica de la meditación practicada regularmente. Esto te pone en contacto contigo mismo y ayuda enormemente en el proceso.


Nuestro cerebro está pasando por cambios inmensos. Muchas de sus funciones se perdieron cuando ocurrió la caída, y el cuerpo humano se condensó en una frecuencia más baja. Ahora la glándula pineal está siendo activada y está creciendo, al igual que la glándula pituitaria. Y ambas están siendo conectadas a nivel etérico para inducir a estados de conciencia más elevados.


La glándula pineal está recobrando su alineamiento con nuestra naturaleza divina. Debido a este proceso puede además haber dolor en el centro de la cabeza. Los espacios Inter.-celulares también perciben dolor cuando son alcanzados por las nuevas frecuencias de Luz. Está gestándose la bio-reestructuración de los circuitos que prestan capacidad al cerebro.



Los mensajes de Luz y Amor no son solo pensamientos, son impulsos elevados que están re-ordenando los sistemas vivientes de Luz del cerebro. La imagen de Dios está siendo re-definida en nosotros y todo cambia con este nuevo orden.


El cerebro necesita pasar por varios niveles de aceleración para poder llegar a aceptar el conocimiento evolucionario y comprenderlo. El computador del cerebro tiene que ser re-estructurado y reconfigurado para adquirir la posibilidad de comandar nuevas formas de transmisión y creación.

Los dolores intensos
La materia en nosotros está siendo electrificada con el fuego del espíritu y estamos siendo transformados en una forma física nueva portadora de energías más refinadas. Pero el dolor que acompaña este proceso puede ser intenso para algunos de nosotros. Los maestros dicen que este es un precio muy pequeño para pagar por un regalo trascendental y divino.


Sin embargo, muchos no se sienten listos para soportar la amplitud del dolor que pueden llegar a experimentar. Necesitamos sentir la intensidad del dolor para desarrollar compasión incluso por nosotros mismos, para no repetir más esta danza de densidad nuevamente. Por eso el cambio incluye irremediablemente algo de dolor. Hay puntos de dolor específicos en el cuerpo que corresponden a los puntos de coordinación para asimilación de la energía.


La humanidad está pasando por una emergencia fisiológica, y cada uno de nosotros va a sentir el cambio célula por célula, porque cada célula es un holograma reflejando a todo el cuerpo. Estamos en el proceso de limpiar y borrar el contenido de nuestros archivos, esto es: información genética, patrones kármicos, creencias ancestrales, patrones de pensamiento y limitaciones del pasado. Pero, nuestras células y nuestro ADN también contienen la información de la paloma de la paz.


Cuando dejemos ir la codificación anterior nuestra fisiología cambiará. Si cada célula cambia, nosotros cambiamos. En la medida en que esto ocurre nuestro cuerpo se va tornando transparente y luminoso.


Puede ocurrir que haya una guerra, confusión o lucha entre células o partes de nosotros mismos antes de llegar a la aceptación de lo nuevo. Por ejemplo, probablemente debemos comer menos porque tendremos cada vez menos necesidad de alimentos, y eso no es fácil de aceptar. Si te encuentras en medio de esa lucha entre lo que crees y lo que sabes, llama en tu ayuda a la presencia de Dios. Todo esto es trabajo de integración. Integración de "la Diosa" (nuestro cuerpo) a niveles celulares.


Es decir, el cielo integrándose a la Tierra. ¡Clama por la vibración de la verdad en cada célula y míralas como se transforman!. Háblales con respeto, porque son inteligentes, así trabajarán a tu favor. Cuando una sola célula cambia, esta transmite impulsos de información que son geometrías infinitesimales encargadas de cargar con vitalidad a tus otras células o de transmitirla a otras personas. La cooperación es el secreto para integrar la Diosa.


Debes estar a cargo de tu propia transformación. Mantener un balance de tus cuatro cuerpos en este momento es tu tarea más importante.


Descarta el miedo y cuenta con que el cambio será la única realidad que no puede ser evitada. ¡Dale entonces la bienvenida! Todo lo que necesitamos hacer es estar abiertos para recibir, y listos para dar cuando así se nos pida.


Hay que observar qué tipo de energía ponemos en nuestros pensamientos y sentimientos, en nuestras palabras y acciones. Qué tipo de energías ponemos en lo que cocinamos y comemos. No vamos a lograr dar el salto cuántico de una transformación cargando el equipaje de nuestros viejos valores.


Ten paciencia con tu proceso de transformación.. No lo controles con un reloj, ni te compares con nadie. Cada cuál procesa sus propios cambios en diferentes formas y a distintos ritmos. La gente reacciona en forma diferente cuando las estructuras de la polaridad comienzan a desvanecerse, y cuando comienzan a procesar su propio karma. No existe una sola forma ideal, las posibilidades son múltiples.


Nuestro cuerpo basado en el ciclo del carbón está convirtiéndose en un cuerpo de Luz con base en el silicio. Algunos trabajadores de luz traen un contrato, o convenio, para anclar la Luz a la densidad de partes determinadas de sus cuerpos físicos.

Algunos traen luz a sus corazones, otros a los huesos, otros activan el funcionamiento del cerebro, y otros más la traen al sistema nervioso. A veces esto ocurre sin que nos demos cuenta, pero otras veces nos produce incomodidad. Depende del grado de sensibilidad de cada cuerpo.


En los días por venir cada uno de nosotros será muy diferente, y las situaciones de nuestras vidas serán muy distintas en la medida en que las frecuencias se incrementan.


Todos hemos sentido ya como el factor tiempo se ha alterado, y cada vez transcurre más rápido. El concepto de tiempo está siendo desmantelado.

El corazón de la madre Tierra se acelera en la medida en que sus frecuencias suben, y todos estamos tratando de seguirle el ritmo. No se trata de que sientas transcurrir el tiempo más rápidamente porque estás envejeciendo. Trata de comprender que tú estás aumentando tu frecuencia vibratoria porque vives en un planeta que está acelerando la suya. Los campos electromagnéticos que aceleran su giro, a veces pueden incluso producirte mareo.

No juzgar a otros

Hay un mito que tiene gran fuerza dentro del movimiento de “Nueva Era”. Dice que “Cada uno crea su propia realidad”. Si sientes dolor, tú mismo lo creaste, o estás resistiendo algo o aferrándote a algún apego. Estas teorías seguro tienen aplicación en otras circunstancias, pero lo que acá ocurre es algo completamente diferente.

Nadie conoce de antemano las experiencias que estamos viviendo, así que lo mejor es no asumir nada, porque puede no ser cierto. Algunos de nosotros tenemos cuerpos muy sensibles, y son así con algún propósito.

Otros están abriendo caminos evolutivos para un grupo completo o varios grupos. Otros tienen que vivir el proceso de ascensión conscientemente, con todos sus detalles, para luego poder ayudar y enseñar a los grupos que vienen atrás, o para escribir el Libro del Conocimiento del Planeta Ascendente.

Podemos servir a la Luz en una mejor forma cuando aprendemos a no juzgar, a no explicar las cosas con criterios caducos del pasado, aplicándolos a lo que está ocurriendo ahora, que es totalmente nuevo. 

Seamos humildes ...


fuente/avfenix8237.blogspot.com

27 febrero 2016

La importancia y el Significado Oculto del nº 11. Por Jose Luis Parise.

La Era de Acuario.

¿Qué es una Era?



Se denomina Era astrológica a cada uno de los 12 ciclos en los que se divide el Gran Año Cósmico. Así como cada signo zodiacal marca características en la tendencia del comportamiento de las personas, el signo que rige cada Era cósmica determina, durante su duración, una fuerte influencia sobre el desarrollo de los seres humanos como raza en su totalidad.

El año cósmico es un lapso que abarca 25.920 años aproximadamente (varía según los estudiosos de la astrología) y se fracciona en 12 Eras astrológicas, lo cual quiere decir que cada Era dura más o menos 2.160 años. La última coincidió con la llegada de Jesucristo.

La medición de las Eras está determinada por el fenómeno de la precesión de los equinoccios - período en que tarda la tierra en dar una vuelta completa de 360 grados. Si observáramos el sol el 21 de marzo de cada año, notaríamos que la constelación que se encuentra detrás, rota a través de los siglos. Este desplazamiento gradual hace que cada 25.920 años se vuelva a visualizar el mismo paisaje del cielo. De este modo se completa el Gran Año Cósmico. La doceava parte de este ciclo equivale a una Era, es decir, el tiempo que tarda el sol en recorrer cada una de las constelaciones que integran el zodíaco.

La precesión de los equinoccios es un movimiento lento de la inclinación del eje de la Tierra con respecta a la eclíptica. Este movimiento retrasa la llegada de los equinoccios lentamente. Completa una vuelta cada 25.920 años aproximadamente. La nutación es un bamboleo menor del eje de la Tierra con respecto a la eclíptica. Tiene un ciclo de 19 años en el que la inclinación varía entre 6 y 9 segundos. Tanto la precesión como la nutación son movimientos provocados por la influencia gravitatoria del Sol y la Luna. Son movimientos complementarios, mientras la precesión dibuja una elipse, la nutación hace que ese dibujo sea ondulado.

Es importante señalar que las Eras astrológicas transcurren en el sentido contrario al orden de los signos del zodíaco; lo cual quiere decír que si estamos en la Era de Acuario, la anterior fue Piscis y a su vez, la anterior a ésta fue Aries. Cuando finalice la Era de Acuario comenzará la de Capricornio.

¿Estamos en la Era de Acuario?

Desde el punto de vista esotérico el tiempo se mide en ciclos. En la tierra, la entrada a cada Era o ciclo cósmico representa una etapa trascendental en la progresiva jornada y desarrollo de la raza humana.

La vieja Era de Piscis está terminando su ciclo. La puerta que conduce al próximo ciclo: La Era de Acuario, se abre ahora de acuerdo con el reloj cósmico tan ampliamente conocido y heredado por la gran cultura Maya. Como consecuencia de tal memorable cambio, una fresca y vivificadora espiritualidad está amaneciendo para la humanidad trayendo consigo cambios fundamentales y positivos a nuestro mundo.

Nuestro sistema solar estará pronto rotando dentro de un nuevo campo magnético en el interior de la galaxia y este movimiento es responsable por iniciar un flujo de elevadas frecuencias de energía cósmica. Estas energías están cubriendo nuestro planeta en este tiempo de acuerdo con un poderoso Plan Divino para la Tierra.

La elevación de la frecuencia planetaria ha sido hasta ahora gradual y relativamente sutíl. Sus efectos han pasado sin ser notados hasta la fecha por la mayoría de la gente en el mundo; sin embargo, es la rasgadura del velo entre las dimensiones lo que es repentino, no siendo así el desarrollo de las etapas preparatorias que guían hasta el gran cambio. Un cambio que hoy está muy cerca y en proceso ascendente.

Los eventos de lo que está por acontecer fueron conocidos y expuestos por muchos profetas, santos y místicos hace miles de años. Uno de los principales y concluyentes efectos que se nos avecina será la de la purificación global del planeta.

Diversos síntomas purificadores de la influencia de nuevas energías ya están siendo observadas en el mundo, y éstos continuarán manifestándose con creciente fuerza a medida que la vibración planetaria sea progresivamente elevada.

Este proceso de purificación puede ser comparado al de la fiebre cuando expulsa toxinas de un cuerpo enfermo y nadie hoy día puede negar que nuestro planeta se encuentra verdaderamente enfermo. Aun asi, las nuevas energías emergentes son y seguirán siendo responsables de muchos despertares espirituales, ya que estas influencias ayudan a transmutar la conciencia humana y la preparan para recibir nueva luz y entendimiento.

De manera que el AMOR será experimentado, y asi mismo será dado en los trascendentales momentos venideros por aquellos que sean capaces de hacerlo. Esta es la meta de la transición a la Era de Acuario, porque el amor ha sido siempre el principio armonizador y unificador de la Creación; por lo tanto, será el sanador de nuestro planeta y asegurará la exitosa creación del nuevo mundo en la cuarta dimensión.

fuente/avfenix8237.blogspot.com

26 febrero 2016

'Las Psicofonías Perdidas: ¿de qué abismo vienen?'


Iker Jiménez descubrió el fenómeno de las psicofonías hace veintiocho años. Pero la cinta en la que las escuchó por primera vez se perdió para siempre a causa del impacto y del miedo. Fue una lección. Desde entonces las ha obtenido en los más diversos lugares, las ha radiado y las ha analizado. Pero las 'Psicofonías Perdidas' han sido clave en su vida. Ahora , tanto tiempo después, Iker nos cuenta por qué.




Controlar el cerebro; el fin de los arcontes

Muy buen día para todos.

Hace como unos 15 años atrás me sentía plenamente convencido que dentro del cerebro existía alguna parte nociva que nos inducía a hacer las cosas muy mal.

Con el tiempo y la lectura de muchos libros y teorías se hablaba de *el otro yo*, algunos decían que dentro nuestro habitaban tanto ángeles como demonios.

Con el tiempo la Gnosis y su enorme Conocimiento vino a darme muchas explicaciones sobre ese tema.

Hoy, la mismísima Ciencia Médica afirma descubrir mecanismos de pensamiento a los cuales accedemos, y cuando lo hacemos...las cosas nos salen mal.

Es evidente que dentro de la caja craneal se encuentra algo que no es perfecto, tiene trampas..., hablo del cerebro.

Nadie perfecto puede crear algo imperfecto puesto que si dentro del cerebro accedemos a *ciertas áreas*..nos transformamos en imperfectos.

Dificulto que, quien dice habernos creado materialmente hablando, hubiera complicado tanto las cosas poniéndonos *trampas* dentro de nuestro cerebro para que nos equivoquemos y nos vaya tan mal.., si nos hubiera amado como dicen, nuestro cerebro no tendría sectores *fallados*, de los cuales abrevamos cada vez que *pensamos* y luego *sentimos*...para después...manifestarlo.

Dificulto que se nos haya puesto por amor una parte del cerebro que nos autodestruye, y nos enferma...

Habrá de ser que nuestro cerebro debió ser el original, puro, espiritual y perfecto, pero el relato Gnóstico nos explica cómo al atrapar a nuestro Espíritu en la carne, se le ató lo que llamamos *alma*, que a mi entender, no sólo es el ánima que nos permite estar vivos, sino también es la parte de nuestro cerebro infectada, a la cual accedemos cuando no hemos descubierto a la otra, la espiritual.

Los arcontes al preparar al nuevo viviente por nacer le atan un *alma* a su Espíritu intentando que ésta, lo mantenga inactivo, y nosotros en nuestro libre albedrío equivoquemos el acceso al área cerebral correcta. Libre albedrío que tampoco es tal si tenemos en cuenta que todas las trampas de éste mundo, como puede ser la ingeniería social, lo subliminal, el bombardeo mental e incluso el alimenticio, o las ondas ELF y demás artilugios que nos rodean para *controlarnos*, están íntimamente *unidos* a esa parte cerebral corruptora. Si fuésemos estimulados socialmente y en la vida cotidiana para acceder al lado correcto, no tengo dudas de que el trabajo de los arcontes no tendría éxito.

Cuán nociva y tramposa es esa zona cerebral, que hasta logra que nos enfermemos por nosotros mismos...

Hecha ésta introducción, me despido y les dejo ésta interesantísima nota con la Dra. Neuróloga Suzanne O’Sullivan...como para que se pongan a pensar en éstas cosas...;


La mayoría de la gente acepta sin problema que el corazón le palpite con fuerza cuando ve a la persona de la que está enamorado o que le tiemblen las piernas cuando va a hablar en público. Son emociones que provocan síntomas físicos reales. Sin embargo, cuesta aceptar que los mismos pensamientos que te encogen el estómago puedan llegar a provocar dolencias tan graves como ceguera, convulsiones o parálisis. Y sin embargo, así lo recoge Suzanne O’Sullivan en su libro *Todo está en tu cabeza* , en el que hace un repaso por algunos de los casos de enfermedades psicosomáticas más impactantes con los que ha lidiado a lo largo de su carrera.

Una vez, la neuróloga O'Sullivan tuvo una paciente llamada Linda que se había notado un pequeño bulto en el lado derecho de la cabeza. Era solo una acumulación de grasa, pero no dejaba de hacerse pruebas y comprobaciones.

Al poco, perdió la sensibilidad del brazo y la pierna derechos: la paciente estaba segura de que el bulto había llegado al cerebro. Cuando O'Sullivan la vio, la parte derecha de su cuerpo, donde tenía el bulto, había perdido todo movimiento y sensibilidad. El hecho de que Linda no supiera que la parte derecha del cerebro controla la parte izquierda del cuerpo había hecho que su mente se equivocara al crear sus síntomas. Linda sufría un trastorno psicosomático: sus pensamientos le causaban síntomas de una enfermedad que no tenía.


*Tu cuerpo te está diciendo que algo no va bien dentro de ti y que no lo estás viendo*

Cuando O’Sullivan se estaba especializando como neuróloga, le enseñaron a despachar a los enfermos que tenían síntomas físicos causados por conflictos mentales. *Todos mis pacientes tenían convulsiones pero en el 70% de los casos no tenían epilepsia: por más que les examinaba no encontraba ninguna lesión ni causa neurológica que explicase sus síntomas. Tenía que ser algo psicológico*. Pero decirles que no tenían epilepsia y mandarlos a casa no les suponía ningún tipo de consuelo, así que la doctora se sintió obligada a encontrar la manera de ayudarles.

Fue en 2004 cuando empezó a hacer algo al respecto.

Desde entonces, cuando da con un paciente con síntomas pero sin lesiones neurológicas, intenta hacerle entender que el origen de sus males es un problema psicológico que no está resolviendo bien. Pero los pacientes no suelen aceptar este diagnóstico.

*Tienen un estrés mental del que no son conscientes y alguien les está obligando a enfrentarlo. Esos síntomas son una manifestación del organismo: tu cuerpo te está diciendo que algo no va bien dentro de ti y que no lo estás viendo*, cuenta la neuróloga.

Nadie está a salvo de estas enfermedades, hay cientos de causas que las originan. Según O’Sullivan, los casos muy extremos, como los ataques o las parálisis, suelen nacer de traumas psicológicos severos; los menos graves pueden surgir de un cúmulo de agobios pequeños que los pacientes no saben gestionar. *Depende de la atención que la persona presta a los dolores. Si se obsesionan y tratan de buscar una y otra vez una explicación médica que no existe, es posible que acaben desarrollando la enfermedad psicosomática*, explica O’Sullivan.

*Las discapacidades que ideamos son tan infinitas que ya he dejado de creer en los límites*...

Para curarse, la atención psicológica es indispensable. Según O’Sullivan, lo primero es abandonar la idea de que hay una enfermedad orgánica. La siguiente fase es ver cómo la mente afecta al cuerpo: si sientes palpitaciones y te das cuenta de que tienes ansiedad, empezarán a ser mucho menos graves al saber por qué están causadas. Pero si las asocias a problemas del corazón y las pruebas médicas no reafirman tu idea, probablemente te obsesiones y las palpitaciones empeoren.
*A veces los pacientes desean desesperadamente que encuentres un mal resultado en las pruebas, que pongas nombre a su enfermedad y les recetes unas pastillas que justifiquen sus dolores*, cuenta la neuróloga.

Este problema es mucho más común de lo que parece. El 30% de las personas lo sufre y la inmensa mayoría ni siquiera lo sabe.
Tras más de diez años de dedicación a las enfermedades psicosomáticas, Suzanne O’Sullivan sigue sin poder elegir cuál ha sido el caso más grave que ha visto. *Los casos más duros son los de la gente que enfermó cuando tenía 16 años y a los 50 sigue viendo a médicos. Están ciegos o en silla de ruedas y siguen operándose. Hay gente que conozco que come a través de un tubo pero no tiene ninguna enfermedad orgánica. Cada parte de su cuerpo ha sido afectada por su mente*.

Para Suzanne O’Sullivan ya nada es increíble.

*Las discapacidades que creamos con nuestra mente son tan infinitas que ya he dejado de creer en los límites*.


De una simple dolencia, como un dolor estómago por estrés, se puede pasar a un trastorno cuando los síntomas exceden la normalidad e incapacitan poniendo en peligro la salud. Este es el caso de Matthew, cuyas búsquedas en internet le hicieron creer que padecía esclerosis múltiple hasta el punto de que sus piernas llegaron a paralizarse. O el ejemplo de Yvonne, quien estaba convencida de haberse quedado ciega tras recibir un aerosol de limpieza en los ojos.

*Su sensación de ceguera era tan real que ella necesitaba hacerse pruebas una y otra vez para poder encontrar la causa.

Es como una adicción*, afirma la doctora.

Pero en ambos casos, experiencias vividas por O’Sullivan y detalladas en su libro, no había enfermedad alguna, todo lo estaba generando la mente que tiene un enorme poder sobre el cuerpo como demuestran las reacciones que no controlamos: lágrimas de tristeza, temblor de manos de nerviosismo o sonrojo de verguenza.

Detrás de las dolencias y trastornos psicosomáticos hay motivos psicológicos y trastornos emocionales no resueltos.

*Sólo se superan estas enfermedades si las detectas a tiempo, una vez establecidas es muy difícil deshacer el nudo*, apunta.


Y eso si el médico ha conseguido detectarlo, ya que muchos prefieren diagnosticar una patología física antes que cometer un error. *No se dan cuenta del daño*, apunta la doctora, quien resalta, además, el enorme gasto que esto genera el sistema sanitario.

En el centro de la controversia se sitúa la ausencia de pruebas que corroboren estas enfermedades psicosomáticas y se une la falta de formación en la carrera de Medicina.

*Pero algo está cambiando, hay un grupo de médicos, aunque se cuentan con los dedos de una mano, que están interesados*, señala la neuróloga, quien confía en que aumenten los recursos para poder investigar unas dolencias que se manifiestan de mil maneras diferentes, *por lo que no estoy muy convencida de que influya algún factor genético*.

*El cerebro juega con nosotros, tiene mil trucos para engañarnos. Siempre que doy una charla, pongo el ejemplo del gorila invisible.

Le enseñas a un auditorio inteligente un vídeo y le pides que se fijen en algo concreto, por ejemplo, que cuenten cuántas veces las personas que aparecen se pasan la pelota. Y un hombre vestido de gorila atraviesa la escena... ¡Es muy evidente! Pero la mitad de la audiencia no lo ve, porque se les ha pedido que se fijen en otra cosa. La gente piensa que controla su mente: pero nadie ha decidido que no quiere ver a ese gorila.

¡Simplemente no lo han visto!



*Hay un estudio de la Organización Mundial de la Salud que dice que una de cada cinco personas tiene seis síntomas médicamente inexplicables lo bastante severos como para causarles algún tipo de discapacidad, que las obligan a renunciar al trabajo...

Cuando te centras en los hospitales, el porcentaje va más allá. En un estudio realizado en Escocia analizaron a pacientes de una clínica neurológica, y su conclusión fue que una de cada tres personas tenían síntomas psicosomáticos.

Hay pacientes que nunca lo aceptan. Es parte del motivo por el que no están bien. Si puedes reconocer las conexiones entre cómo te sientes emocionalmente y las cosas físicas que te ocurren, lo más probable es que estas enfermedades psicosomáticas no te lleguen a afectar gravemente.

Pero si no puedes reconocer esa conexión, tienes muchas más posibilidades de que se convierta en un problema serio.

Gilgamesh
fuente/tiemposllegados.blogspot.com.es/

La NASA capturó un masivo OVNI órbitando alrededor de un asteroide (BL86 2004) próximo a la Tierra.

25 febrero 2016

El Mensaje de la Bandera de la Paz. Libro recomendado para que el Mensaje llegue a todos.

¿Cuándo descubrirás tu verdadero poder benefactor de tu Excalibur Interior?







Debe el sabio hacerse una isla que no sumerja la correntada.

DHAMMAPADA


Cuando se está en medio de adversidades
ya es tarde para ser cauto.
LUCIO SENECA


¿ Donde puede encontrarse el oro puro si no es dentro del mineral, rodeado de impurezas ?

¿ Donde hallar a un Buda si no es dentro de uno mismo, en medio de las vicisitudes mundanas ?
DESPERTARES



La vigilancia y la lucidez son los senderos de la inmortalidad.

Los que vigilan no mueren. La negligencia es el sendero de la muerte.
Los negligentes son como si ya estuvieran muertos.
BUDA


El que comprende tiene alas.

PANCAVIMSA BRAHMANA


El que no desempeña la tarea que tiene asignada en la vida, ha vivido en vano.

LA VOZ DEL SILENCIO


Primero mata la ambicion; luego trabaja como trabajan los ambiciosos.

RAMACHARAKA


Los textos son las hojas del arbol; lo que hay que buscar es la raiz.

DESHIMARU


Sed vuestras propias lamparas. Sed refugios de vosotros mismos. Aferraos a la verdad como una lampara. Aferraos a la verdad como un refugio.

BUDA


La vision de la Realidad, como el sueño de un mudo, no puede ser descripta con palabras a otra persona.

PHADAMPA SANGAY


El hombre superior gusta de ser lento en palabras, pero rapido en obras.

CONFUCIO


La Verdad es para ser vivida, no solo para ser emitida con la boca.

HUI NENG


Con toda la filosofia que aprendimos, deberiamos acoger la vida y la muerte con risas.
SU TUNG PO


Para mejorarte, regenerate cada dia; regenerate, regenerate.

CHIN TANG


No rectificar un error cometido es cometer otro error.

CONFUCIO