01 febrero 2015

Astrónomos descubren un nuevo tipo de planeta: la "Mega Tierra".

Astrónomos descubren un nuevo tipo de planeta: la "Mega Tierra"



Un equipo de astrónomos del Instituto Harvard-Smithsonian ha descubierto un nuevo tipo de planeta fuera del Sistema Solar sorprendente por su tamaño. Es gigantesco, tiene una masa 17 veces superior a la de la Tierra, algo poco común si se tiene en cuenta que los planetas rocosos y sólidos conocidos tienen todos un tamaño similar al de la Tierra.
NASA confirma el primer planeta similar a la Tierra en zona habitable

Desde que la sonda Kepler ha desplegado sus ojos en el espacio, los astrónomos de la NASA ya han… Seguir leyendo

Los astrónomos lo han bautizado como Kepler-10c y se encuentra a unos 560 años luz de la Tierra. Orbita alrededor de la estrella Kepler-10 una vez cada 45 días y, además, cuenta con otro objeto celeste que gira a su alrededor, Kepler-10b, un satélite de lava que da una vuelta alrededor de la "Mega Tierra" una vez cada 20 horas.

Los astrónomos conocían ya desde hace años el Kepler-10c, pero sus mediciones iniciales con el telescopio espacial Kepler apuntaban a un tamaño menor del real. Se creía que tenía 29.000 kilómetros de diámetro (2,3 veces más que la Tierra) y, en base a ello, se concluyó que era un Minineptuno (planetas con atmósferas gruesas y gaseosas).

Sin embargo, nuevas mediciones realizadas con el instrumento HARPS-N del Telescopio Nazionale Galileo (TNG) en las Islas Canarias (España), han revelado las verdaderas dimensiones del planeta, con un peso 17 veces mayor al de la Tierra. Esto significa que Kepler-10c debe tener una composición de rocas y otros materiales sólidos mucho más densa. Además, los resultados de este nuevo análisis (publicado en Arxiv) demuestran que tiene una importante cantidad de agua atrapada en su composición (entre un 5% y un 20% del peso total). En otras palabras: se trata de un tipo de planeta sólido completamente nuevo, con una masa muy superior a la de la Tierra.

Si hay roca, puede haber vida

"¡Este es el Godzilla de todos los planetas!". Así lo define Dimitar Sasselov, uno de los astrónomos involucrados en el estudio. Y lo importante: "A diferencia de otros planetas gigantes, el Kepler-10c tiene implicaciones positivas para la existencia de vida".

Efectivamente, la estrella Kepler-10 en torno a la que orbita este planeta se formó hace 11.000 millones de años, menos de 3.000 millones después del Big Bang. En ese momento, el universo era escaso en silicio y hierro, elementos necesarios para formar rocas, lo que sugiere que, a pesar de la escasez de elementos, la formación de planetas rocosos fue posible. ¿Cómo? Es aún un misterio pero, como dice Sasselov, "si la formación de rocas es posible, la formación de vida también lo es". [vía Harvard-Smithsonian]

Imagen de apertura y segunda imagen completa: representación artística del planeta Kepler-10c (en primer plano), clasificado ahora como "Mega Tierra" / David A. Aguilar (Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics - CfA)

fuente/gizmodo.com
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.