28 marzo 2015

Una extraña enfermedad del sueño afecta a una ciudad de Kazajistán.

rt


  • La enfermedad hace dormir profundamente a quienes la sufren durante varios días y nadie es capaz de encontrar la causa.
  • La dolencia afecta a uno de cada diez habitantes de la población, incluidos los niños.
Una rara enfermedad afecta a los habitantes de la ciudad de Kalachi al norte de Kazajistán. Y tiene atemorizados a sus vecinos. La enfermedad hace dormir profundamente a quienes la sufren durante varios días. Y mientras, científicos de todo el mundo siguen sin ser capaces de hallar la causa de este extraño fenómeno.


Estos días en Kalachi se han registrado nuevos casos de la rara enfermedad. La dolencia afecta a uno de cada diez habitantes de la población, incluidos los niños. Las personas contagiadas entran en un sueño profundo a plena luz del día y algunas son incapaces de despertarse durante varias jornadas.

Los primeros casos de la epidemia se registraron en marzo de 2013 y desde entonces no han sido capaces de determinar las causas ni qué la produce. Quienes han experimentado la enfermedad relatan que sentían el peso de su propio cuerpo, pero eran incapaces de abrir los ojos por mucho que lo intentasen. Algunos de ellos sufrieron alucinaciones, pérdida de memoria, mareos y náuseas.

Tras numerosos intentos por determinar la causa de la dolencia, el enigma de esta misteriosa 'enfermedad del sueño' sigue ahí. El mes pasado un profesor del Departamento de geoecología y química de la ciudad rusa de Tomsk aseguró que las culpables del fenómeno podrían ser las minas de uranio que contienen gas radón. 

A pesar de esta hipótesis, los análisis de agua y suelo, junto con la prueba de radiación, no detectaron ninguna anomalía. Los médicos tampoco descartan la posibilidad de la existencia de una psicosis colectiva como principal causante del extraño fenómeno. (Te Interesa)

Desde marzo de 2013, una localidad al norte de Kazajistán está viviendo una situación para la cual aún no hay explicación: varios de sus habitantes sufren una ola repentina de sueño que los deja dormidos por un periodo entre dos y seis días, sin que sea posible despertarlos. Hasta ahora 120 personas han sufrido la situación, y 30 de ellas la han vivido más de una vez. 

La población total de Kaluchi (también conocida ahora como "Sleepy Hollow") es de 582 habitantes. Según detalla Newsweek, la situación se vive en "olas", con la última apareciendo a comienzos de marzo, cuando un hombre y una mujer se quedaron dormidos. 

En septiembre del año pasado, seis niños se "contagiaron" en un mismo día, situación que se repitió meses después, durante el invierno, con otras 60 personas. Varios informes de prensa indican que, después de despertar, los pacientes no recuerdan nada de la experiencia o hablan de algunas alucinaciones. Si bien son internados en hospitales locales, son dados de alta días después. Leonid Rikhvanov, del Departamento de Geo-ecología y Geo-química de la Universidad Politécnica Tomsk de Rusia, lleva años estudiando la situación aunque afirma que los efectos a largo plazo de la enfermedad son desconocidos. "Durante la hospitalización la gente expuesta a la enfermedad presenta quejas idénticas: mareo, debilidad, pérdida de la coordinación y un estado de semiconciencia o pérdida de conciencia durante hasta tres días. 

Después de los primeros síntomas, sufren jaquecas, están confundidos y sufren inestabilidad emocional y desórdenes de memoria, que pueden durar varias semanas. 

En algunos casos, ocurren alucinaciones, particularmente en niños. Algunos se duermen repetidamente", comentó. La situación es tal que mucha gente está dejando Kalachi. Según un informe de Siberian Times de febrero, hasta ese minuto 25 familias ya habían dejado la ciudad y oficiales locales hablaban de cerrarla completamente en mayo de ete año. Interfax reportó en enero que las autoridades de nueve localidades de la región de Akmola ofrecieron viviendas y trabajo a las familias de Kalachi, especialmente aquellas con niños (hay 58 familias con 99 hijos ahí). 

¿Qué provoca la enfermedad?.

Aunque no hay una explicación definitiva ni ampliamente aceptada, hay un par de teorías. Rikhvanov habló a Newsweek de una posible contaminación de gas radón, que tendría su origen en una mina de uranio en una región cercana y que está cerrada desde 20 años. La mina fue inundada con agua, lo que según el experto podría estar impulsando el gas hacia la superficie. 

Otra explicación, según Siberian Times, es la presencia de monóxido de carbono en el aire. "El monóxido de carbono es definitivamente un factor pero no te puedo decir si es el factor principal o vital. La pregunta es por qué no se va. Tenemos algunas sospechas porque la aldea tiene una locación peculiar y los patrones del clima forzan el humo de las chimeneas hacia abajo en vez de enviarlo hacia arriba", indicó Sergei Lukashenko, del Centro Nuclear Nacional de Kazajistán. La tercera explicación sería la histeria masiva, frente a un fenómeno que no tiene explicación aparente.

fuente/elcomercio.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.