19 junio 2016

El Pergamino de Chinon.


El Pergamino de Chinon es un documento publicado por Étienne Baluze en el siglo XVII en su obra capital: La vida de los Papas de Avignón (Vitae Paparum Avenionensis). Este pergamino, célebre a causa de los recientes descubrimientos de Barbara Frale, señala la asombrosa intención del Papa Clemente V, quien quiso absolver al último Gran Maestre de la Orden del Temple, Jacques de Molay, y a otros líderes templarios, de las acusaciones hechas por la Santa Inquisición.

El pergamino está fechado en Chinon, "del diecisiete al veinte de agosto de 1308". El Vaticano posee una copia bajo la clasificación "Archivum Arcis, Armarium D 218". En este pergamino ell Papa Clemente V declara de su puño y letra la inocencia de los templarios, y a pesar de ello los condena, ordenando su disolución con el fin de no crear un gran cisma entre la Iglesia y el rey de Francia, lo que llama: “no ocasionar daños mayores”.

Este detalle, muy incómodo para los novelizadores de conspiraciones, señala severas diferencias entre las ideas de la corte de Francia y el Vaticano. Para los primeros, el cargo de herejía era una mera formalidad, una justificación, si se quiere, para la apropiación de bienes; mientras que para el Vaticano contenía otras referencias, acaso imposibles de eludir si el acusado pedía perdón.
Y eso mismo hizo Jacques de Molay antes de ser quemado. Tanto él como otros jefes de la Orden del Temple solicitaron el perdón de la iglesia para eludir la pira. El perdón fue otorgado oficialmente por Clemente V en el Pergamino de Chinon, cuyo contenido fue obviado por las autoridades de París.

Todo parece indicar que esta absolución jamás llegó a los oídos de Jacques de Molay, quien antes de morir en 1314 maldijo a Clemente V y a Felipe IV; detalle que adquirió densidad cuando ambos regentes murieron misteriosamente antes de concluir el año.

Articulo/Por Carlos Mesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.