11 julio 2015

Energía y Frecuencia. Un nuevo campo de juego para la mente.

Nos llamamos pleyadianos.

Permitid que a modo de introducción os digamos que somos viajeros a través del tiempo y de múltiples dimensiones. Somos un curioso grupo que intenta explorar los recovecos y escondrijos de la existencia, recorriendo colinas y valles cósmicos en busca de respuestas ante los majestuosos misterios de la vida. La existencia es una enorme red de energía y, aparentemente, existen direcciones, conexiones, sucesos y diversiones amenos, ilimitados e insólitos para ser explorados.

No obstante, en estos momentos nos encontramos en un lugar y un tiempo específicos (la Tierra durante los años que transcurren desde 1987 hasta 2012). Parece ser que durante este periodo de tiempo en este lugar puede producirse un logro extraordinario y que durante un breve plazo temporal se descubrirán y se revelarán algunos de los majestuosos misterios de la vida.

Estamos aquí para observar este suceso y participar en la grandeza del mismo. Nuestras perspectivas son multidimensionales tanto en lo que se refiere a su amplitud como a su alcance, ya que somos un extraño colectivo de energías conscientes que están extendiendo sus creencias de forma intencionada en lo que se refiere a la naturaleza de la existencia en muchos momentos del tiempo. Los cielos están repletos de vida, y, en nuestra búsqueda de conocimiento y una mayor comprensión de lo que somos, nuestro viaje nos ha conducido hasta vosotros.
 
Actualmente, la Tierra está experimentando una transformación tumultuosa de conciencia de la cual no tenéis evidencias históricas anteriores. Sin embargo, en los recovecos de la memoria celular existen muchas imágenes que os proporcionan pistas de una extraña familiaridad. Estáis profundamente inmersos en un tiempo de cambio crítico; la humanidad se encuentra próxima a una nueva comprensión del poder cósmico. Es evidente que muchos de nosotros estamos deseando saber qué haréis con este conocimiento.


En otras épocas, la naturaleza de este poder no se ha entendido adecuadamente y, en consecuencia, se ha utilizado de manera inadecuada, algo que inevitablemente os ha llevado a la autodestrucción. No obstante, los inmensos ciclos de la vida y de las etapas de aprendizaje continúan ofreciendo pacientemente las mismas lecciones; aunque pueda parecer que la vida se ha destruido, la conciencia perdura para siempre y tan sólo cambia de forma.
 
La humanidad se está acercando rápidamente al borde de un abismo de conciencia. Lo que hacéis ahora y vuestras elecciones determinarán el curso de una experiencia tan compleja y sorprendente que actualmente es imposible de imaginar. Una nueva revolución de conciencia está apareciendo. No podéis escaparos de la necesidad de manejar este poder: ni ahora ni nunca.


Gracias a nuestro espíritu aventurero estamos aquí para compartir con vosotros las visones con respecto a vuestras vidas, inmersas en un rápido cambio, para ofreceros nuestro apoyo, al mismo tiempo que algunas sugerencias en el manejo de esta energía tan increíblemente acelerada que está removiendo silenciosamente vuestro planeta.
 
LOS PLEYADIANOS







Todo lo que ocurre tiene un propósito específico y significativo en todos los niveles de la realidad. En este juego de libertad hay involucradas muchas capas de intenciones. y muchas realidades diferentes están entrelazadas. La gente de la Tierra está pasando por una profunda y necesaria transformación de conciencia para despertar y poder conseguir una nueva comprensión de la vida.

Llamar a los retos de la vida juego puede sonar frívolo; no obstante, en un juego hay. por norma general, reglas, metas y actores. Desde nuestra perspectiva, la existencia es el juego más importante. En la Tierra estáis aprendiendo colectivamente que el mundo físico en realidad no es sólido ni aislado ni existe por sí mismo; toda existencia está interrelacionada, conectada a todos los niveles, además de ser conscientemente inteligente y completamente asequible para cualquiera.

El viejo dicho «conócete a ti mismo» es una instrucción atemporal, sutilmente sencilla, que os encamina hacia una mayor comprensión de vuestra relación con la realidad.

La realidad de la tercera dimensión es una parte inherente de la gran red de la existencia y, que. a su vez, está llena de conexiones y significados que sostienen continuamente todo aquello con lo que os encontráis y creáis en el mundo físico, tanto en un estado de ensoñación como en las realidades más allá de vuestra percepción actual. Para conoceros a vosotros mismos, tenéis que penetrar profundamente en esa red.

La fe es un acto de confianza, y encomendaros a la bondad del universo focaliza vuestra atención en el florecimiento de vuestra vida.

La bondad es un estado o un territorio de la conciencia, no es un lugar adonde huir de los aspectos menos agradables de la vida. Con el reconocimiento de un poder y una inteligencia superior bondadosa, incluso en los llamados aspectos negativos y no deseados. se puede ver un propósito superior. Cuando ampliáis vuestros pensamientos y os preguntáis por qué, cambiáis el curso de vuestra realidad; cuando os preocupáis por iluminar y vivificar vuestra mente, una miríada de conexiones con capas de significados sutiles comienzan a desplegarse en vuestras vidas.

Unos medios de comunicación corruptos y controlados han ido dirigiendo la atención de las masas y han informad monótonamente sobre un estado de caos controlado.

Os encontráis con la vida, gracias a la atención que prestáis, y probablemente recordáis que se os ha dicho innumerables veces «presta atención» a una u otra cosa. La atención es una toma de conciencia, consideración y conciencia alerta. Vuestra atención es energía. Tenéis la libertad de dirigir la atención donde queráis, de desarrollar o ignorar vuestra atención; vosotros elegís.

Para conoceros a vosotros mismos, tenéis que saber manejar vuestra atención. debéis aprender a valorarla y a apreciarla y, lo que es más importante aún. tenéis que aprender cómo usarla adecuadamente. Durante muchas décadas, unos medios de comunicación corruptos y controlados han ido dirigiendo la atención de las masas y han informado monótonamente sobre un estado de caos controlado que se ha pensado y puesto en escena para producir confusión mental y cansancio.

La monótona e insistente información de eventos catastróficos y traumáticos, con imágenes de desespero y destrucción, e implantada repetidamente en la mente de los espectadores, crea un estado de ansiedad que, en realidad, no es otra cosa que una guerra psicológica. Las autoridades juegan con la verdad, con verdades a medias, con engaños y mentiras para situaros en un lugar de impotencia y que seáis conscientes de que no tiene sentido hacer nada (esto se llama ahora «las» noticias, que pueden gobernar vuestras vidas).

Cuando millones de personas focalizan su atención en las mismas palabras, las mismas imágenes y las mismas descripciones, se genera una tremenda cantidad de energía y se crean inmensas formas de pensamiento. Las formas de pensamiento son heliografías vibracionales que contienen instrucciones para manifestarse en la realidad.

Los medios de comunicación captan vuestra atención y luego programan vuestra imaginación, es decir, básicamente acaban con vuestro empuje creativo para manifestar vuestra propia realidad, al igual que vuestros propios deseos de conoceros a vosotros mismos. Se os ha condicionado a creer que todo lo que necesitáis saber se puede encontrar en el maravilloso mundo de las cajas electrónicas, con su contenido de información y entretenimiento.

Cuando «las noticias» se evitan, se dirigen hacia un continuo mensaje de guerra, se crea un estado de desespero y una sensación de impotencia. Se produce una parálisis de poder y os acabáis convenciendo de que la única realidad es la que describen y ordenan las autoridades de la caja. La realidad la creáis y producís cada uno de vosotros, y aquellos que intentan controlar el mundo han guardado muy bien el conocimiento de ese secreto.

Vuestra imaginación es una herramienta perfecta que no tiene precio y os sirve para desarrollaros y dirigir vuestra atención hacia aquello que queréis obtener en esta vida. En la imaginación, todos los pensamientos son reales. Como sencillo ejercicio para recuperar vuestro poder, imaginad que estáis sentados cómodamente en un viejo banco de piedra en un entorno pastoril y bucólico.

El ciclo está brillante, es de un profundo azul celeste; el sol brilla a lo lejos en el horizonte; no hay nadie y os sentís seguros y a salvo y muy felices. Con un profundo suspiro de regocijo cerráis los ojos y os relajáis.

Este momento es vuestro y sólo vuestro para disfrutar de esta paz gozosa. Todas las preocupaciones e inquietudes desaparecen de la mente y os sentís frescos y como nuevos, como la Tierra después de una cálida lluvia de verano. Los rayos del sol os saludan como si fuerais un viejo y conocido amigo y os ofrecen un suave calor que invade vuestro cuerpo. Vuestra respiración es regular y profunda. El delicioso perfume y los sonidos de la naturaleza acarician vuestras células produciendo una sensación de familiaridad que va más allá del tiempo. Estáis libres para entregaros al ritmo de la profunda relajación y a todo lo que os ofrece este momento.

Mientras que el cuerpo está cada vez más relajado, la atención es libre para pasear por un nuevo campo de juego de la mente.

Escuchad con el oído izquierdo, abarcando lo máximo posible, todo el entorno campestre y luego haced lo mismo con vuestro oído derecho. Alternad la escucha de izquierda a derecha; con el oído izquierdo y después con el oído derecho. Más tarde escuchad con ambos oídos, para encontrar ese equilibrio acústico en el centro de la cabeza. Observad cómo las células de vuestro cuerpo están ocupadas en absorber esa energía que embellece la vida, la energía del sol.

Ahora prestad atención y entrad en una de las células para observar mejor lo que está sucediendo en su interior. Advertid cómo los componentes de la célula responden a la luz natural y observad la relación entre el espacio y la materia. Si hay zonas en la célula donde no llega la luz. utilizad un suave trozo de seda dorada para limpiar la zona con cariño. Cuando la célula esté completamente limpia, enviad un mensaje a todas las células de vuestro cuerpo y pedidles que se alineen y se sumen a la limpieza que acabáis de efectuar.

Escuchad cuidadosamente la respuesta a vuestra petición. Sentid las células bailando de alegría mientras absorben por completo y se bañan en los rayos vitales del sol. Cuando podáis sentir la vitalidad y efervescencia de vuestras células, enviad amor desde vuestro corazón a todos los recovecos y escondrijos de vuestro cuerpo.

Relajaros mientras sentís claramente el aumento de amor y gran aprecio por quienes de verdad sois.

Ahora imaginad cómo esta energía de fuerza vital brota de las células de vuestro cuerpo y se mezcla con las energías de la Tierra. Imaginad que lleváis con vosotros esta energía y este estado de conciencia sea a donde sea que vayáis. Jugad con esta energía y dirigidla hacia la versión de la realidad que os gustaría experimentar. Debéis ser sensatos y generosos con vuestras posibilidades y regalárselas a vuestra mente.

Volved a centraros en la respiración para aseguraros que sigue siendo estable y profunda, y sentid el calor del banco de piedra en el cual estáis sentados. Antes de abrir los ojos, dirigid vuestra atención y vuestra conciencia alerta durante unos minutos justo detrás de los párpados y sentid cómo el poder del sol penetra profundamente en vuestro cuerpo.

Respirad unas cuantas veces profundamente e imaginad que acabáis de volver de un viaje maravilloso. Cuando abráis los ojos, debéis daros cuenta de que el sol está brillando con un nuevo esplendor.

Podéis crear en vuestra mente un lugar de poder y de paz en cualquier momento que queráis, ya que vuestra imaginación está siempre esperando vuestra llamada y vuestras indicaciones. Muchas culturas antiguas sabían que los rayos del sol portan códigos de un lenguaje de luz que transmite información directamente a la mente, que influencia y afecta a todos con una sutil corriente de inteligencia cósmica. Se creía que los rayos del sol nutrían y sustentaban el mundo, al mismo tiempo que ampliaban la mente y la conciencia alerta para integrar nuevas comprensiones. La gente sabía que la mente es una herramienta para navegar por las realidades.

Es esencial entender que los eventos que están teniendo lugar en vuestro mundo no son un resultado aleatorio y sin sentido.

La oportunidad de despertar y desarrollarse con una conciencia atenta siempre está disponible y tan sólo espera vuestra atención. Cada momento está lleno de vitalidad y colmado con la presencia de la inteligencia cósmica.

Observar y considerar una situación desde diversas perspectivas amplia el horizonte de experiencia y comprensión, de la misma manera que visitar Egipto para explorar la gran pirámide en persona es mucho más atractivo y significativo que simplemente ver una fotografía. Desde cierta perspectiva se puede decir que el incremento de tumulto y caos en el mundo puede atribuirse a una reciente aceleración de un plan secreto y diseñado a largo plazo para controlar el mundo mediante el modelado y la manipulación de la mente humana.

No obstante, al igual que una fotografía, este punto de vista no es más que una instantánea que ha captado una cámara de determinado «marco de la realidad». dejando claro en todo momento que la existencia es mucho más que esto. Múltiples puntos de vista convergen debido a un propósito colectivo, y las intenciones y experiencias de todos los participantes, tanto físicos como no físicos, deben tenerse en cuenta cuando se abordan el «porque y el para qué» del mundo actual. Planes dentro de planes y a su vez dentro de otros planes tejen la red de intrigantes posibilidades a lo largo de todo este período de transformación. Situaciones y gente que parecen limitar y controlar vuestra realidad pueden servir a muchos propósitos.

Todo depende de vuestra interpretación y vuestro punto de vista.

Una disponibilidad para considerar nuevos conceptos e ideas amplía vuestra mente hacia nuevos ámbitos de la conciencia. Es esencial entender que los eventos que están teniendo lugar en vuestro mundo no son un resultado aleatorio y sin sentido. Todo ocurre debido a un propósito especifico. La humanidad está pasando por un profundo proceso de despertar a nuevos conocimientos acerca de la naturaleza de la existencia.

¿Podéis recordar las veces que vuestra atención ha sido cautivada por una serie de fascinantes sincronicidades sorprendentes o un conjunto de eventos capaces de cambiar la vida?

En todo el cosmos, el esquema de la existencia está intrincadamente planeado y, al mismo tiempo, espontáneamente libre para desarrollarse y cambiar. A vosotros os ocurre lo mismo. Los parámetros de la realidad 3D son parte de una realidad mucho más amplia que está conectada e interrelacionada con vuestro mundo.

La conciencia de muchas formas y tamaños se funde para construir pensamientos y acuerdos colectivos de cooperación que, de hecho, sostienen y ayudan a vuestro mundo. Vosotros funcionáis gracias a acuerdos de conciencias, al mismo tiempo que vuestro origen procede de ellos. Os expandís, atravesáis y construís «todo lo que es» con cada respiración y cada pensamiento que tenéis.

Los parámetros de una civilización son ensoñaciones materializadas desde los reinos espirituales gracias a la imaginación colectiva de todos los participantes. En el estado de la realidad no física, una estructura de energía se crea para sostener y contener el ideal colectivo. La energía que puede dirigirse, modelarse y formarse de cualquier manera tiene un potencial ilimitado. Las civilizaciones se manifiestan con muchas intenciones y propósitos diferentes y están basadas en un acuerdo entre sus diseñadores y constructores.

No venís al mundo sin contribuir a su diseño y continuamente estáis influyendo e interactuando con la estructura no física de vuestra actual civilización mediante un proceso de telepatía celular. También estáis interactuando telepáticamente con otras estructuras de la realidad diseminadas a través del tiempo. Vuestra actual civilización, al igual que todas las realidades, se compone de energías estructuradas localizadas en una banda de frecuencias como si se tratara de una estación radiofónica que emite su programación desde un punto determinado.

La frecuencia define y enmarca el propósito y mantiene la continuidad de todas las versiones de la realidad.

La realidad física es un modelo de cooperación creativa concebida en los reinos de la inteligencia espiritual. Un tesoro de conciencia en un estado no físico de ser organiza, planea, diseña y cuida la semilla, o heliografía, de la realidad física. En el mundo físico, las formas de pensamiento e ideas con respecto a la realidad se reciben telepáticamente de la conciencia que nutre y materializa la realidad física.

Pensamientos e ideas se entretejen a través de gran cantidad de realidades y viajan sobre los rayos de luz que son visibles, al igual que los rayos del sol, y señales de luz de radiaciones cósmicas de muy altas frecuencias, como los rayos gamma que no podéis ver. Ideas para el mantenimiento físico de vuestra civilización son transmitidas continuamente mediante rayos de luz desde una dimensión a otra.

Las actuales estructuras de la civilización (carreteras, edificios, combustible, agua, líneas de comunicación. sistemas legales, comercio, aprendizaje, agricultura y las bellas artes) son las manifestaciones resultantes de heliografías no físicas. Estas estructuras físicas crean un anfiteatro, o plataforma, de realidad desde la cual la vida terrestre puede ser explorada.

Vuestra identidad, que, por naturaleza, es física y no física, abarca muchas realidades, y vosotros habéis sido entrenados y animados a ignorarlas.

Cada era soporta una influencia de enormes fuerzas cósmicas que transmiten y transfieren energía a la estructura de la civilización. Vuestra identidad, que, por naturaleza es física y no física, abarca muchas realidades, y vosotros habéis sido entrenados y animados a ignorarlas. Los cielos siempre han captado la atención de la humanidad y muchas culturas antiguas observaron el cielo para confirmar que cada ser vivo tiene una conciencia por sí mismo, y que la existencia está sometida a determinadas leyes cósmicas.

Vivir y trabajar en armonía con esas leyes se consideró tan natural y esencial como respirar. La presencia de patrones y ciclos reveló una realidad que implicaba la existencia de un creador y las actividades en los cielos fueron observadas y estudiadas precisamente por esta razón por todas las culturas y civilizaciones de la Tierra.

Las órbitas majestuosas y llamativas del Sol, de la Luna, de los planetas y de las estrellas ofrecían un importante conocimiento con respecto a los misterios de la vida, especialmente para aquellos que descodificaron las capas de la verdad que se ocultaba, tal y como afirma el dicho, «como es arriba, es abajo».

Muchos de vuestros ancestros cultivaron la creencia en una inherente conexión entre los dominios celestes y la vida en la Tierra. La palabra astro procede del término que en griego se utiliza para estrella, y existió un tiempo en el que la actual ciencia de la astronomía, que trabaja con el universo material y que está más allá de la atmósfera de la Tierra, y el arte de la astrología. basada en la interpretación de la influencia que pueden tener los cuerpos celestes en los asuntos humanos, fueron lo mismo.

Este conocimiento está profundamente enraizado en Mesopotamia, la tierra entre los ríos Tigris y Eufrates, donde apareció una civilización perfectamente estructurada hace 6.000 años, y se manifestó espontáneamente de la noche a la mañana. Este territorio que hoy en día está situado dentro del país llamado Irak es considerado por los historiadores como la cuna de la civilización.

Cuando Bagdad, la antigua capital y el centro cultural de Irak, fue ocupada durante la guerra de la primavera de 2003, el frenético saqueo produjo la destrucción y la desaparición de objetos de valor incalculable que representaban casi siete mil años de historia. A la luz de semejante destrucción, resulta más que interesante constatar que los antiguos propietarios de estas tierras miraron al cielo con gran congoja y respeto, ya que, según ellos, aquellos que procedían de las estrellas les habían enseñado los misterios de la existencia.

Los planetas de vuestro sistema solar están pensados para funcionar con un patrón de cooperación y sincronía con el fin de proporcionar un fundamento para el desarrollo previsto en un ciclo de tiempo. El paso del ciclo anual del Sol por los cielos se conoce como eclíptica y este estrecho lazo de espacio alberga el zodiaco, un cinturón imaginario localizado en los cielos y que se extiende aproximadamente unos 8° en cada lado de la eclíptica.

Las órbitas del Sol. de la Luna y los principales planetas se mueven dentro de ese gran círculo de las estrellas. Las antiguas civilizaciones dividieron el zodiaco en 12 constelaciones, y cada configuración estelar fue anotada como un signo astrológico. representado normalmente por un animal. Se sabia que los animales eran viajeros multidimensionales que atraviesan muchas realidades, motivo por el cual era completamente natural honrar a las estrellas, hogar de muchas realidades, con iconos terrestres respetados.

Elaborar mapas de los cielos y trazar las órbitas de los planetas mientras atraviesan la bóveda de las estrellas se convirtió para la gente en una manera de entender los grandes misterios de la vida, así como de localizar a sus familias celestes.

El Sol juega un papel fundamental en la emisión de la luz codificada con información, al transmitir y verter en los rayos gamma (una forma de radiación de alta frecuencia) las heliografías de conciencia e ideas con respecto a la realidad. Vuestra vida está estrechamente relacionada con las actividades celestes que tuvieron lugar a la hora de vuestro nacimiento.

Conforme el Sol órbita alrededor del zodiaco, creando un gran circulo en el cielo, cada día del año se señala con un grado en los 12 signos astrológicos.

Los datos y grados acumulan registros o memorias de todo lo que ocurre. El cielo es un mapa de conocimiento, y cada momento lleva una impronta energética, un marco de su presencia, que es única en sí misma, similar a las huellas que dejan los pies en la arena. Vosotros pasáis una especie de examen para lograr un momento especifico para vuestro nacimiento, al igual que lo hacéis para obtener determinado empleo.

Hay momentos que son más auspiciosos que otros y se deben presentar los credenciales de vuestro compendio espiritual para encajar en las energías vigentes.

Un horóscopo es un mapa específico, o un cuadro, de los ciclos en la fecha, hora y lugar de vuestro nacimiento. Las posiciones del Sol, de la Luna y de los planetas, al igual que las señales que se dibujan en el horizonte, se colocan alrededor de la rueda del zodiaco para revelar la relación matemática intricada que caracteriza vuestra heliografía personal y vuestro potencial para el desarrollo.

Este mapa puede revelaros vuestros regalos y retos físicos, mentales, emocionales y espirituales; sin embargo, vosotros siempre sois libres para crecer y cambiar de acuerdo con vuestra propia voluntad. También son importantes los puntos de los nodos, o el lugar donde el camino de la Tierra se cruza con el de la Luna para constituir lo que se conoce como «cabeza y rabo del dragón celeste», o los nodos sur y norte.

El lugar donde se encuentra el dragón celeste en el mapa tiene una extraordinaria importancia, ya que indica la dirección en la cual os movéis para lograr la satisfacción de vuestro destino personal y, además, muestra el lugar en el pasado del cual venís. Una vez que nacéis en la realidad física, desplegáis vuestra vida dentro de la impronta de energía cósmica que contiene el plan de intención y propósito, un plan diseñado y aprobado por vosotros mismos.

En los anales de la creación, la Tierra se considera un inmenso almacén repleto de valiosísima información, una librería viviente, escondida entre capas y capas de códigos genéticos de la vida orgánica. Vuestra ciencia intenta desentrañar con gran entusiasmo los códigos genéticos de la vida sin entender ni de dónde y ni cómo aparece esta magnífica orden.

Vuestra herencia procede de las estrellas.
¿Cuántas veces vuestra mirada ha sido atraída al cielo nocturno?
¿Cuánto asombro y cuántas oraciones habéis enviado a la bóveda celeste?
¿Cuántas veces habéis contado las estrellas o habéis reflexionado sobre el poder del Sol?
Vuestro anhelo más profundo son corrientes legitimas de memorias que desean sor iluminadas y despertadas para una continuidad de propósito que abarca el cosmos. Habéis venido a la Tierra para anclar este antiguo conocimiento en la forma humana sabiendo que la vida ofrece aquí tantas oportunidades y regalos como queréis que ofrezca.

Aprender a reconocer y leer frecuencias, o niveles de conciencia, ofrece una nueva forma de libertad y autonomía.

El concepto de materia animada o inanimada o materia orgánica o inorgánica no describe claramente todas las posibilidades del universo conocido y desconocido. La conciencia es una constante que siempre está presente. Todo tiene una vibración y frecuencia energética determinada que actúa como identificación y revelación de su singularidad en la existencia.

Las frecuencias son vibraciones de energía que se determinan según su periodicidad. Algunas frecuencias viajan a través de las múltiples capas de la existencia y atraviesan lo que vosotros conocéis como tiempo y espacio. La habilidad de sentir, percibir y transmitir energía es una función natural de la forma humana,

Estos tiempos de energía acelerada y activada ofrecen una oportunidad perfecta para ampliar vuestra mente y desarrollar cierta mejora en vuestras percepciones, que se expandirán cuando aprendáis a buscar las significativas capas y sentidos ocultos de la vida. Participar de lleno en la vida y aprender a observar vuestras interacciones sin juzgarlas es esencial para desarrollar una conciencia más amplia.

Aprender a reconocer y leer frecuencias, o niveles de conciencia, ofrece una nueva forma de libertad y autonomía. Las posibilidades de una mente despierta y sus beneficios todavía no han sido adoptados en toda su magnitud por la humanidad. Cuando los potenciales que albergan sean comprendidos y utilizados, empezaréis a reconocer el efecto tan poderoso que ejerce el centro galáctico, el útero de la galaxia de la Vía Láctea.

Ahora, para hablar de un modo práctico, primero tenéis que aprender a manejar vuestra atención en el aquí y el ahora para realmente tomar conciencia del lenguaje de las frecuencias. Cualquiera puede enviar señales interiores sin esfuerzo y generosamente.

Zonas de la existencia que parecen no existir están llamando continuamente a las puertas de vuestra percepción y fuentes de conocimiento emanan continuamente desde vuestro interior, pero la mayoría de las veces ni siquiera lo advertís. Sentimientos, impresiones y recuerdos son componentes válidos de la conciencia y cooperan para jugar un importante papel a la hora de despertar vuestra energía vital al ampliar vuestra atención y poneros en contacto con una mayor visión de la realidad.

Cada uno de vosotros está aquí para cooperar con un propósito colectivo. El papel que jugáis en la vida lo urdís únicamente vosotros; vosotros escribís el guión y dirigís la acción, al añadir y modificar continuamente vuestras posibilidades. Vuestra creatividad no tiene límites. Cualquier cosa que hagáis en vuestra versión del mundo afecta e influye en el transcurso de la civilización.

Los sorprendentes cambios que están acabando con vuestro globo son llamativas señales de revueltas interiores de enormes proporciones que están siendo expulsadas, y, mientras la gente del mundo entero se enfrenta al reto de la disminución de su libertad, muchos se acuerdan de los parámetros de posibilidades que acordaron explorar antes de nacer.

A lo largo de este período de cambio, la intención colectiva de la humanidad parece estar profundamente comprometida con la importante oportunidad brindada para el crecimiento espiritual y la expansión, y la experiencia de hallarse en la Tierra se puede considerar tanto una maestra como un propósito. En el ámbito de la experiencia, estáis aquí para participar en un importante movimiento de conciencia hacia una memoria colectiva.

Para aumentar la apuesta y que la experiencia resulte mucho más interesante y valga la pena, se han introducido todo tipo de obstáculos desde muchos niveles de la realidad. Cada era tiene su propio plan de juego que puede ser estudiado, explorado y vivido a través de muchos recorridos del tiempo (desde una perspectiva no lineal, el tiempo ocurre simultáneamente).

Las posiciones estelares y planetarias en los cielos juegan un papel definitivo al establecer una estructura y un propósito, al transmitir una influencia energética que circunda y, hasta cierto punto define, el potencial y la dirección posible del tiempo en el que vivís. Para contribuir plenamente y a vuestra singular manera, habéis elegido una identidad basada en los numerosos talentos y habilidades que habéis acumulado gracias a las experiencias de muchas trayectorias del tiempo. Vosotros formáis parle de la vida que habéis elegido.

El mero hecho de decidir estar aquí ya es un logro en si mismo; no obstante, comprender lo que está acaeciendo en vuestro entorno es una conquista aún mayor. Billones de personas han venido aquí para formar parte de esta representación para reconocer y recordar que son seres energéticos cuyos pensamientos, sentimientos y emociones crean el mundo con el que se encuentran.

Aprender conscientemente a reconocer las frecuencias y luego producir aquellas que se quieren es la clave oculta de este juego; ser capaz de leer y comunicarse con las energías vitales de vuestro entorno es una meta que bien vale la pena conseguir para toda la humanidad.

Para desarrollar la habilidad de leer y crear conscientemente, tenéis que aprender a prestar atención a las sutilezas. Al intentar conoceros a vosotros mismos, inevitablemente aparecerán nuevas perspectivas. Tomar conciencia y controlar la respiración son las claves básicas para entender y desarrollar la mente superior, ya que constituyen una parte natural y muy poderosa para conectar con vuestras fuentes, tanto interior como exterior, de energía vital.

Si centráis vuestra atención, podéis utilizar la respiración para calmaros, para disponer de más energía, mejorar vuestro sistema inmunológico, crear patrones de ondas cerebrales beneficiosas y viajar al interior de vuestro ser para adquirir conocimiento e información trascendente desde una fuente más allá de vuestra visión lineal del mundo. Tenéis que aprender a ver dónde os lleva vuestra respiración, ya que es una herramienta muy poderosa para activar y utilizar vuestra forma física hasta sus máximas capacidades.

Los ejercicios respiratorios crean un sólido fundamento dentro del cuerpo para todos aquellos que buscan un estado de conciencia más elevado, y os recomendamos adoptar la disciplina de centrar siempre la atención en vuestra respiración consciente.

Respirar es un intercambio de energía entre el mundo exterior y el espacio interior de vuestro cuerpo. No importa lo que hagáis; llevar vuestros hijos a la cama, conducir, preparar la cena, hacer el amor o salir corriendo a la oficina; en definitiva, modular vuestro patrón de respiración es una manera de estar centrado, ampliar el uso de vuestra mente y mejorar vuestro rendimiento físico.

Permaneced inmóviles durante unos momentos y tomad conciencia del modo en que habitualmente respiráis.
¿Podéis sentir vuestra respiración?
¿Podéis oírla?
¿Respiráis profundamente?
¿Advertís algún movimiento en vuestro pecho?
¿Estáis llenando la parte inferior de vuestros pulmones con aire?
Ahora, más atentamente, aclarad vuestra garganta, relajad la lengua, separad suavemente la mandíbula e inspirad lentamente por la nariz mientras contáis hasta cuatro. Sentid cómo el aire entra por las fosas nasales y escuchad el sonido que hace como «el viento en una cueva» en la parte trasera de vuestra garganta.

Seguid conscientemente el recorrido de vuestra respiración al interior de vuestro cuerpo. Imaginad la respiración llena de espirales doradas de energía que se mueven por la laringe y cómo baja por la garganta hasta la parte inferior de los pulmones.

Cuando hayáis terminado con la inspiración, deteneros unos momentos y luego espirad con una respiración larga y completa mientras contáis nuevamente hasta cuatro; deteneros un momento antes de repetir la operación. Procurad que vuestra atención se centre en la respiración mientras leéis. Una respiración profunda y rítmica calma y reequilibra vuestro cuerpo.

En la tercera o cuarta inspiración imaginad y sentid cómo las vibrantes espirales doradas de energía penetran en las paredes de vuestros pulmones mientras se desplazan por la sangre. Mientras la energía vital entra en vuestro torrente sanguíneo, observad cómo se dirige a vuestro corazón.

Permitid que la energía concentrada entre en todas las cavidades del corazón, y entonces observad y sentid cómo la sangre recién revitalizada pasa desde vuestro corazón a todo el cuerpo. Imaginad vuestra sangre como si fuese un río de color rubí brillante, poderosamente vivo e inteligente, que transporta la energía de la fuerza vital de manera equilibrada y decidida por todo el cuerpo. Seguid respirando y disfrutad del poder de la atención focalizada.

Podéis focalizar la energía de vuestra atención en cualquier imagen que os guste, dependiendo de cómo queráis sentiros o expresaros. La energía vital es gratis y completamente abierta para ser dirigida y moldeada por vosotros.

Cuando respiráis conscientemente, automáticamente alteráis la frecuencia del patrón de ondas de vuestro cerebro y alcanzáis un estado más despierto y más centrado en vuestra conciencia integrada. Al aprender a ajustar y focalizar la atención os daréis cada vez más cuenta de las diferentes frecuencias, tanto de las que proceden de fuentes físicas como las de fuentes no físicas que reclaman vuestra atención.

Ondas electromagnéticas de radiaciones cósmicas, compuestas de energía de luz pulsante, viajan a través de la existencia para transmitir grandes cantidades de información.

La naturaleza de la existencia se basa en la cooperación, que tiene lugar en todos los niveles de la realidad, debido a un destacado y significativo propósito. Pulsaciones energéticas inundan toda la existencia para formar una mente cósmica superconsciente que actúa como fuente de energía y registro de lodo el conocimiento.

Un constante flujo de impulsos creativos procedente de la mente cósmica estimula la exploración y e! desarrollo al abrir nuevos caminos de conciencia en toda la existencia. En todos los eventos siempre están relacionadas múltiples capas de propósitos y. cuantas más personas estén implicadas, más energía se genera. La participación mediante el pensamiento, la palabra o los hechos refuerza las formas de pensamiento mediante un potencial que es capaz de modificar el curso de la conciencia humana. La intensidad emocional que hay detrás de la forma de pensamiento determina la manifestación del mismo.

Cuando las emociones se manipulan, resulta mucho más desafiante enfrentarse y evaluar claramente la situación. Hace falla una nueva y espiritual perspectiva cósmica vigorosa para que la humanidad pueda comprender y, en último lugar, unificar el propósito de la extrema polarización del mundo civilizado.

En este sentido, los antiguos hábitos, patrones y adicciones que limitan y encasillan el espíritu humano están derrumbándose con mucha rapidez y abriendo paso a un nuevo orden de la mente basado en un renacimiento global de responsabilidad, de hacerse cargo y de poder personal.

La luz es una radiación electromagnética que viaja en forma de onda y vuestras células, que tienen una estructura cristalina, responden rápidamente a la luz natural. Ondas electromagnéticas de radiaciones cósmicas, compuestas de energías de luz pulsante, viajan a través de la existencia para transmitir grandes cantidades de información.

El cerebro humano y su sistema nervioso funcionan en los dos aspectos de la realidad, tanto en el físico como en el no físico, y sirven como receptores para un gran número de impulsos eléctricos que llenan el espacio y engloban al planeta. Vuestras células siempre están en guardia y transfieren, traducen, transmiten y diferencian una miríada de frecuencias.

Señales o mensajes en los nervios, el cerebro y el cuerpo son transmitidos mediante débiles impulsos eléctricos que irradian energía hacia la realidad física y no física, manteniendo un contacto constante con los poderes superiores de la mente cósmica. Los rayos del sol sostienen esta conexión y pueden fluctuar respecto a la frecuencia, la calidad y la velocidad de la radiación de la luz solar pulsante y con ello afectar a diferentes áreas del tiempo con transmisiones energéticas muy distintas.

Las ciencias modernas tanto de la medicina como de la psicología ortodoxa confían en modelos de la mente que tan sólo reconocen los aspectos del consciente, del subconsciente y del inconsciente y muestran poco interés en el reconocimiento de vuestra conexión innata con la mente cósmica y su vista más amplia de la realidad.

Sois seres multidimensionales y, a lo largo del tiempo, la importante mala interpretación de este aspecto de vuestro ser más grande ha ejercido un profundo impacto en la mente humana. Como respuesta natural a esa constricción a largo plazo, se está produciendo una sana rebelión en el seno de la forma de pensamiento colectivo que mantiene vuestra realidad unida.

La liberación de grandes cantidades de energía psíquica retenida estimula una repentina expansión de conciencia, que se está transmitiendo telepáticamente por el mundo entero y, al mismo tiempo, por todas las capas de la realidad.

Los poderes de la mente cósmica o superior ofrecen una nueva y fascinante frontera que está a disposición de toda la gente para ser explorada. Vuestra mente, dividida en dos hemisferios, se considera la central de información para la comunicación en la realidad física, aunque, de hecho, están involucradas muchas capas de vuestra identidad física y no física.

No obstante, vuestro cerebro tiene una importante función: el hemisferio derecho, que rige el lado izquierdo de vuestro cuerpo, gobierna el pensamiento abstracto, intuitivo, creativo e imaginativo, mientras que el hemisferio izquierdo trabaja con los métodos racionales, analíticos y lógicos, y rige la parte derecha de vuestro cuerpo. La armonía entre los dos hemisferios es esencial tanto para el aprendizaje como para la activación del potencial completo del cerebro.

Actividades que estimulan y desarrollan las cualidades de cada lado del cerebro, de hecho, ejercitan vuestra mente para obtener un equilibrio holístico y una mayor inteligencia. El hecho de mover suavemente los ojos de izquierda a derecha sin mover la cabeza activa los hemisferios; caminar levantando ligeramente las rodillas y tocar las rótulas alternativamente con las palmas de las manos opuestas también crea un equilibrio en los hemisferios.

Sin embargo, escuchar la naturaleza alternando el oído izquierdo y el oído derecho aporta los mejores resultados.

Normalmente, la mente se divide en tres categorías de áreas de funcionamiento (mente consciente, subconsciente e inconsciente), que. para resultar más edificantes, pueden describirse como un pequeño guisante verde, una gran cebolla dulce y una patata muy grande. La mente consciente se compone del ser que está atento, consciente, y que piensa: la versión de vosotros que dirige los programas, siembra las semillas y pilota los aviones en la intención de realidad 3D.

Vosotros creéis que manejáis las cosas desde la mente consciente: el guisante. La mente subconsciente, o cebolla grande y dulce, lleva a cabo las órdenes de la mente consciente, y es como un enorme banco de datos con respecto a las capas y capas de todas vuestras memorias. También sirve como almacén lúcido para el conocimiento de las conexiones multidimensionales y memorias que viajan mediante impulsos electromagnéticos desde los tiempos más remotos de vuestra época actual.

La mente inconsciente. o la gran patata, es el radar de vuestro interior profundo y acumula una importante base de conocimiento, rica y madura, para un reconocimiento que parte desde el nivel cósmico más profundo. Impulsos, señales y símbolos recibidos de la mente cósmica que. utilizando una analogía, es un jardín y se traducen y se guardan para la transmisión por la mente inconsciente profundamente enterrada.

La actividad del cerebro es un reflejo de un estado individual de la mente y es susceptible de medirse mediante un electroencefalograma (EEG).

Las lecturas de un EEG detectan el número de ciclos de ondas cerebrales por segundo, y apuntan ondas de frecuencia especificas o repeticiones que implican los patrones de pensamiento que se utilizan. La frecuencia es la velocidad a la cual sucede la actividad eléctrica y determina los diversos niveles de la actividad de la onda cerebral (beta, alfa, theta y delta).

La onda beta se asocia a las operaciones de la mente consciente e indica un estado normal y despierto con la mayor frecuencia de ciclos por segundo. Las ondas alfa son más lentas y actúan como importante enlace o puente entre las frecuencias de mayor rapidez de la mente consciente y las vibraciones más lentas de las ondas theta y delta. Al estado de alfa, que llamaremos el «puente zanahoria», se accede con mayor facilidad mediante la visualización y la relajación.

En este sentido, meditar, caminar o estar sentado en la naturaleza, o hacer una pausa para disfrutar de una taza de té son actividades a través de las cuales podéis recibir y recuperar vuestro equilibrio interior.

Relajar la lengua y separar levemente las mandíbulas también ajustará vuestra frecuencia de conciencia de ondas beta a la frecuencia alfa, que mejorará la creatividad. Centrarse en la respiración, soñar despierto y activar los sentidos también proporciona acceso a un estado alfa. Los niños suelen permanecer durante mucho tiempo en un estado alfa cuando están jugando, y todo el mundo pasa por este estado cuando está a punto de quedarse dormido.

Cuando advirtáis que estáis en este estado sublime, puede que os deis cuenta cómo el flujo de energía se mueve y transita en vuestra mente. Al otro lado del estado alfa están las ondas theta, que son aún mas lentas, al indicar la actividad de la mente subconsciente. Por debajo de theta están las ondas muy lentas del nivel delta, que revelan la actividad inconsciente: un estado fácilmente programable y hogar de las conexiones que trascienden el tiempo lineal. En el estado delta, vuestros sentidos están extraordinariamente afinados; sin embargo, esta frecuencia indica un estado de sueño profundo y con el inconsciente en plena actividad.

Es la mente inconsciente que está conectada con las memorias de la mente cósmica, que se activa cuando todos los patrones de onda (beta, alfa, theta y delta) están presentes simultáneamente.

La frecuencia electromagnética de vuestros pensamientos, que van y vienen en el tiempo, afecta a otras realidades con contenidos similares.

A lo largo del tiempo, las gentes de la Tierra han utilizado varios niveles de ondas cerebrales para optimizar su capacidad, con una creatividad única. Vuestra historia no enfoca adecuadamente la verdadera esencia de los logros humanos. Los años venideros verán cambios electrificantes y similares a relámpagos en la psique colectiva de la humanidad cuando aparezca todo aquello que fue escondido.

Asuntos nunca contados y que la mente consciente no ha querido reconocer y tratar surgirán desde el almacén del subconsciente y brindarán una oportunidad dorada para limpiar la mente colectiva humana de información no procesada y de escombros emocionales. Muchos de vuestros ancestros tuvieron vidas muy interesantes, y sus hazañas y memorias están guardadas en las mentes subconscientes e inconscientes como contribuciones muy valiosas a la conciencia colectiva de la humanidad.

El verdadero conocimiento que estáis buscando se halla en vuestro interior. Eventos que la conciencia de las ondas beta piensa que han pasado hace mucho tiempo pueden ser todavía muy reales y presentes, y ocurrir, desde una perspectiva multidimensional de la mente cósmica, simultáneamente.

Muchas líneas del tiempo están entrelazadas y conectadas entre sí debido a asuntos y lecciones que se están manifestando en el mundo físico: las frecuencias electromagnéticas de vuestros pensamientos, que van y vienen en el tiempo, afectan a otras realidades con contenidos similares. A nivel celular, todo el mundo está en un perpetuo estado de comunicación instantánea, e, individuos de otros tiempos, con frecuencia, son muy conscientes de este continuo intercambio.

La era moderna se basa en la creencia colectiva de que acumular información es un proceso externo, y, efectivamente, puede ser cierto; no obstante, estáis diseñados por naturaleza para vivir la realidad desde una posición interna de poder personal que conduce a un punto de vista mucho más alegre y expansivo de vitalidad y expresión creativa que lo que actualmente creéis posible.

La existencia es una diligencia que es. por un lado, muy compleja y, por otro, bastante simple. En esencia, se trata de una unión notable de frecuencias basadas en un acuerdo consciente de cooperación. Patrones energéticos surgen y desembocan en otras capas de la realidad, creando un intercambio abierto de frecuencias y señales.

Desde una perspectiva más amplia, todas las realidades están abiertas; por ello, hagáis lo que hagáis (las actitudes que desarrolláis y las acciones que realizáis), creáis frecuencias que emiten su esencia en todas partes. Encubrimientos y pretensiones son formas ilusorias; sois quienes sois. ¡Podéis engañaros a vosotros mismos, pero no podéis falsificar vuestra rúbrica de frecuencia! Siempre transmitís quiénes sois y lo que sois. Esto es válido para todo el mundo, desde un niño recién nacido hasta los grandes líderes mundiales.

Dentro del actual estado humano de las cosas, el nivel de engaño y mentiras ha llegado a una etapa tan increíble porque la gente ha desalineado sus habilidades para leer las vibraciones de la realidad.

En términos modernos se hablaría de un estado de negación.

A veces creáis situaciones para cumplir con una intención o un acuerdo que propusisteis antes de llegar aquí. Jugar con el poder siempre implica un examen de carácter. Retos personales desarrollan el carácter al estimular nuevas cotas de desarrollo emocional e intelectual, mientras que asuntos globales suelen tratar el deseo colectivo de alcanzar logros psíquicos y espirituales universales.

Estáis aquí para vivir exactamente aquello que tenéis delante; sabiendo esto y teniendo en cuenta que el libre albedrío siempre os permite elegir, el poder puede mejorar el transcurso de vuestras vidas. Tenéis que ser muy claros con respecto a lo que queréis y para qué estáis disponibles.

Podéis cambiar cualquier situación siempre que modifiquéis vuestras actitudes y expectaciones anteriores. Centrar de nuevo vuestra atención y elegir conscientemente vuestros pensamientos para reforzar los resultados deseados modifica la frecuencia que transmitís y abre inevitablemente la puerta a otro probable desenlace.

Ajustar la realidad o utilizar la frecuencia mediante la intención es la ola del futuro. Sobreponerse a los miedos y pasar por eventos desafiantes proporcionará gran confianza y fuerza; en cierto sentido, se puede decir que, cuanto más desafiante sea la situación, mayor será la posible ganancia y recompensa en la recuperación del poder personal. Logros y conquistas se acumulan y penetran en las capas de la realidad con un propósito, creando un tablero de ajedrez multidimensional sobre el cual las piezas, los jugadores, e incluso el propio tablero, tienen cierto poder.

Abrazar la comprensión de que todo lo que existe se basa en frecuencias es una de las metas del ser humano que vive en estos tiempos. Recordar y examinar el valor de las memorias almacenadas en vuestros genes os ofrecerá una nueva perspectiva de cómo funciona el cuerpo humano y, al integrar las consideraciones de una visión más amplia de la realidad, os debéis demostrar que es posible.

No importa lo que estéis creando, ya que vuestras creencias son el fundamento de todas vuestras experiencias.

Está claro que existe la posibilidad de crear energías que son incompatibles con vuestro bienestar. Debido a que no podéis ver las energías que producís, no siempre sois conscientes de que continuamente estáis transmitiendo vuestras creencias y vuestras condiciones de la realidad para que se materialicen. Y una mente aturdida y poco clara atraerá el mismo tipo de energía, ya que ésta es la señal que se emitió.

Recordad que los pensamientos crean la realidad, de modo que cada vez que os encontréis ante una situación sorprendente, debéis preguntaros: ¿porqué estoy creando esto? Preguntar el porqué de las cosas prepara el escenario para una futura claridad. El truco consiste en prestar atención y aprender a escuchar la respuesta. No importa lo que estéis creando, ya que vuestras creencias son el fundamento de todas vuestras experiencias.

Tenéis que aprender a ser conscientes de vuestro poder para imprimir la energía con la que estáis interactuando y que estáis utilizando para estructurar la realidad.

Producís frecuencias de energías basadas en vuestras creencias, actitudes y deseos, y en la era actual también estáis viviendo en un campo de frecuencias electrónicas que bombardean vuestro entorno. Ondas de frecuencias extremadamente bajas (ELF) NT, frecuencias electromagnéticas. microondas, las frecuencias de cables de alta tensión, las de los pensamientos de otras personas, las almacenadas en el campo y una multitud de frecuencias procedentes del cosmos se mezclan y se funden a vuestro alrededor.

NT.- ELF - Extreme Low Frequencies (frecuencias extremadamente bajas).

Conforme vayáis aprendiendo a focalizar vuestra atención y aguzar vuestras percepciones en desarrollo, gradualmente os iréis dando más cuenta y os haréis más sensibles a las frecuencias que encontráis (desde la comida que ingerís y el lugar donde vivís hasta los sitios que visitáis y las cosas que hacéis). Conforme os hagáis energéticamente más conscientes, aprenderéis a sentir las frecuencias. Advertiréis la diferencia cuando ingiráis comida producida en gran cantidad y alimentos cultivados y preparados con cariño.

Discernir las frecuencias electrónicas requiere ese mismo nivel de conciencia. Si permanecéis durante muchas horas del día imbuidos en un estado de divertimento electrónico, entonces es esencial que paséis la misma cantidad de horas en la naturaleza. La naturaleza es el mejor lugar para renovar la energía y crear un equilibrio interno.

Podéis recuperar el poder y poner en marcha la realidad que queréis si os tomáis el tiempo suficiente para comunicaros con los niveles subconscientes e inconscientes de vuestra mente. Primero, bajad el ritmo y centraros en la respiración.

Separad suavemente las mandíbulas, relajad !a lengua y permitid una respiración profunda y rítmica para relajar vuestro cuerpo, y abrid vuestra mente a un estado de mayor conciencia. Continuad respirando profundamente e imaginad vuestro cuerpo energetizado y lleno de espirales doradas de energía. Ahora visualizad una nube de energía, como una suave lluvia de primavera, que pasa por encima de vosotros, desde la cabeza hasta los pies.

Cualquier tensión que tengáis desaparecerá y os sentiréis frescos, claros y libres para imbuiros sin impedimentos en las profundidades de vuestro ser.

Ahí, en vuestra mente, hay un lugar que se llama «la sala de las respuestas». Debéis utilizar vuestra imaginación para cruzar el puente y encontrar el camino hacia la puerta. Puede que esté en una calle llena de gente, en un viejo edificio de oficinas, en un tranquilo sendero campestre o escondido como el nido del águila, en un acantilado.

La sala de las respuestas es vuestra creación y puede estar en cualquier sitio de vuestra elección; sentid el fuerte impulso de ir allí y luego observad cómo estáis delante de la puerta. Reparad en la calidad y el color de la puerta, al igual que en el pomo y, una vez que tengáis esta imagen grabada en vuestra mente, abrid la puerta.

La sala de las respuestas está bien amueblada, decorada con bellas telas. y tiene asientos muy cómodos. Piezas de arte fascinantes, un globo terráqueo, libros, plantas, flores y un juego de té proporcionan una cálida bienvenida. Grandes puertas de cristal se abren a un suntuoso jardín. Entrad ahora en la sala de las respuestas y permaneced cómodos. En esta sala encontraréis todo lo que deseáis. Una vez cómodamente instalados, pensad en lo que queréis saber. Dejad que la vista se deslice por toda la sala, fijad la mirada aquí y allá y retened en vuestra memoria todo lo que veis.

Cuando estéis preparados, exponed claramente la pregunta de la que estáis buscando la respuesta, y pedid que la contestación sea claramente presentada en los próximos tres días; relajaros y disfrutad de una taza de té y saboread la serenidad de esta sala de conocimiento interior. Podéis visitar esta sala cada vez que decidáis mejorar vuestras frecuencias y ganar mayor claridad con respecto a vosotros mismos y al mundo en general.

Debéis confiar en que. una vez que habéis puesto en marcha este tipo de programación interna, la respuesta aparecerá: puede que la obtengáis mientras permanecéis dentro de la sala o. a veces, a lo largo de los siguientes tres días. Conforme mejoréis cada vez más la utilización de vuestra imaginación, ampliaréis de forma natural vuestra libertad para jugar creativamente con los engranajes de vuestra psique, y ésta, a su vez. acrecentará vuestro bienestar.

Posibilidades ilimitadas esperan vuestra atención y os podéis ahorrar muchísimo dinero y un arduo trabajo practicando ese arte del manejo interior, al mismo tiempo que aprenderéis cómo dirigir vuestra atención. Llegará un momento que sólo tendréis que pensar en la sala de respuestas, plantear la pregunta y recibiréis instantáneamente la contestación. Podéis hacer lo que os plazca al construir la realidad en vuestra mente.

Las frecuencias tienen sus trucos inesperados y es bueno recordar que no podéis engañarlas.

Las señales de las ondas cerebrales revelan vuestro estado de ánimo mediante las frecuencias que utilizáis para funcionar en la realidad física. Podéis aprender a desarrollar una frecuencia general que sea fuerte, poderosa y claramente centrada. Cuando aprendáis a mejorar y a reavivar vuestra frecuencia, predominará con respecto a las demás frecuencias que encontréis en vuestro entorno.

El sentido común debe prevalecer mientras perseguís el camino de vuestra conciencia perfeccionada. Es posible establecer una vibración personal que trascenderá y transmutará cualquier sustancia tóxica o destructiva. Con los aparatos electrónicos de! mundo actual, hace falta un enorme esfuerzo para mantener vuestra frecuencia si vivís en un campo altamente cargado electrónicamente.

Tenéis que aprender a situaros en zonas donde las vibraciones hagan que os sintáis bien y. en la mayoría de los casos, esto tendrá lugar en el campo donde se honra la naturaleza.

Podéis aprender a trascender cualquier cosa. pero también debéis decidir si hacer este esfuerzo es en vuestro interés; cambiar de sitio o de hábitos suelen ser las soluciones más fáciles y más sensatas. Hay mucha gente que se maltrata energéticamente, empujando y luchando contra tormentas de formas de pensamientos negativos creados por la gente que transmite las frecuencias de sus propios sentimientos negativos. Todos los pensamientos asumen una forma energética en el mundo de las frecuencias, y los sentimientos son el combustible utilizado para propulsar estas señales en el éter que os rodea.

Los pensamientos se unen como racimos, ya que atraen lo similar (igual atrae a igual).

Todos los pensamientos son órdenes para las células con el fin de que manifiesten el efecto deseado. y pensamientos y sugerencias inconscientes pueden ser con frecuencia extraordinariamente nocivos para el cuerpo.

Al conducir cuando el tráfico es denso, las vibraciones de otros conductores pueden llegar a ser muy intensas y molestas. La mayoría de la gente piensa que está sola y aislada cuando está en el interior del automóvil, pero el hecho de conducir, que es muy hipnótico, puede disparar un estado alterado de conciencia.

En este estado mental, similar a un estado de trance, los pensamientos y sentimientos que están siendo explorados por el conductor luego son emitidos inconscientemente a todas las autovías del mundo. Tenéis que aprender a centrar vuestra atención y daros cuenta en qué estáis pensando.

¿Estáis contribuyendo a una serie de pensamientos llenos de alegría o de desesperación?

Cuando tengáis claro lo que queréis, sabiendo que podéis crear cualquier versión de la vida que os plazca, podréis orientar conscientemente la energía de vuestro entorno con vuestra intención. Podréis emitir pensamientos llenos de amor al medio ambiente (ya sea vía autopista o vía sendero rural). Podréis utilizar vuestro pensamiento de forma ilimitada y, cuanto más practiquéis el equilibrio y la armonización del medio que encontráis, más efectivo será el cambio del entorno en el que vivís.

Mediante el pensamiento, el sentimiento, lo dicho, lo hecho, los sueños, las intenciones, los deseos y el ser, estáis creando continuamente frecuencias. ¿En qué contribuís al campo de las actividades humanas? Puede que aquellos que parecen tener más poder que vosotros sencillamente focalicen sus frecuencias más conscientemente.

El campo de energía no es rico en un área y pobre en otra; el campo es el campo (uniforme e influenciable). El campo de la existencia está lleno de inteligencia cósmica que es neutra (en términos de interés propio) y en el marco más amplio de la realidad no existe un guardián único. La mente cósmica es una experiencia colectiva, siempre cambiante y en aumento debido a la continua incorporación de cada diferencia de la existencia que cada forma de conciencia explora y transmite.

Utilizar vuestra fuerza de voluntad para crear un nuevo mundo probable (algo que hacéis con cada pensamiento) mediante la producción de frecuencias de pensamiento y energía es el nombre del juego de la libertad.

Vuestra intención determina la experiencia que creáis y la manera de responder determina el resultado. Si a lo largo de vuestra vida elegís mentir, manipular y utilizar oscuras energías demoníacas para ensalzar vuestro camino, experimentaréis las consecuencias de estas actitudes. La elección siempre es vuestra, siempre podéis hacer lo que os parezca bien. Independientemente de si aceptáis o no la responsabilidad personal por vuestras creaciones, lo que encontráis siempre es fruto de vuestra opción.

Las frecuencias tienen sus trucos inesperados y es bueno recordar que no podéis engañarlas. Para tener una frecuencia energética verdaderamente sincera y genuina tiene que haber un alineamiento con vuestros sentimientos. Un copartícipe embustero disfrazado de buena persona puede ser fácilmente reconocido y leído claramente cuando manifestáis vuestras expectativas y sintonizáis con la verdadera naturaleza de las intenciones de esta persona.

Cuando con ayuda de vuestros sentimientos, aprendéis a leer las frecuencias, tratar las desagradables energías de la mentira y del engaño ya no supone problema alguno.

Los buenos lectores de frecuencias siempre son muy honestos consigo mismos y con los demás, ya que tanto la honestidad como la integridad son requisitos esenciales para adquirir esa habilidad. Cuanto mayor sea vuestra integridad, más revelaciones con respecto a las numerosas puertas del conocimiento y la auténtica verdad tendrán lugar.

No existen campos de entrenamiento ni curso que hacer; todo esto está únicamente relacionado con vosotros y con vuestra conciencia. En cada momento de vuestra existencia tenéis la oportunidad de caminar por el sendero bajo, el sendero del medio y el sendero alto. La honestidad produce una frecuencia que dice: tengo integridad y honor; soy fiable, responsable y solidario. Todo depende de vosotros.

Cuanta más responsabilidad estéis dispuestos a asumir por ser los creadores de vuestra vida, mayor será la verdad que seréis capaces de aceptar y manejar. La responsabilidad abre la puerta para la completa recuperación del poder personal.

Vosotros tenéis el derecho y el deber inherentes para diseñar y crear vuestra propia vida.

Los tiempos en los que vivís se caracterizan por un esfuerzo noble y valiente propio de muchas mentes resueltas para exponer una miríada de conspiraciones oscuras y amenazantes por parte de una intención global de élite que desea controlar y dominar al mundo. Desde una perspectiva más amplia, cada uno que vive sobre la Tierra está jugando su papel en este gran juego de la conciencia, lisiáis aquí para crear una gran dinámica do cambio que facilite el despertar a una nueva verdad y para aprender a confiar en las revelaciones de la mente cósmica que se están desplegando.

Cuando dejéis de contribuir con vuestros miedos personales de carencia de poder y desespero al pensamiento colectivo y aceptéis que sois los creadores de vuestra propia frecuencia, podréis utilizar de la manera que os plazca los potenciales ilimitados del campo de la energía formativa. Tenéis el derecho y el deber inherentes para diseñar y crear vuestra propia vida.

Podéis crearos un mundo seguro, por medio de la focalización de vuestra atención y la transmisión de pensamientos amorosos en el éter para lograr una convivencia pacifica entre todas las formas de conciencia. Si estáis dispuestos a crear esa pacífica versión de la realidad, se podrán crear interacciones armoniosas, nuevas aventuras apasionantes, grandes
y conexiones rememoradas.

Estar aquí tiene su sentido y propósito y todas las avenidas de experiencias que elegís explorar son esenciales e importantes para vuestro bienestar en estos tiempos.

Sois los responsables últimos para que se aprecie y valore vuestra vida; no obstante, tenéis que aprender un poco más sobre quiénes sois antes de poder crear una realidad mejor mediante las frecuencias que elegís. No siempre es fácil conoceros, y lo mismo ocurre con la decisión a favor de la integridad, pero ésta es la alternativa que debéis estar dispuestos a elegir.

Una vez más, aceptar la responsabilidad de vuestra vida y deshaceros de la condición de víctima liberará vuestros patrones de pensamiento y acabará con los nudos de la idea de impotencia.

Cuanto más sepáis sobre quiénes sois y cuanto más decididos estéis de ver vuestra vida como una expresión de conciencia significativa y llena de propósito, mayor será la revelación. Utilizad vuestra energía creativa para determinar el tono del día, por medio de la visualización de ondas vibrantes de energía y llenas de imágenes de vuestras intenciones dispuestas a emitir desde el corazón.

Al perseguir la verdad, debéis estar dispuestos a explorar, cuestionar, debatir, razonar, discutir, escuchar, observar, aprender y contemplaros a vosotros mismos y a toda la creación bajo un nuevo y cautivador prisma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.