02 septiembre 2015

Las funciones lambda en Python.

Conoce la peculiar historia de Max Rosett, el joven que buscó las «funciones lambda en Python» en Google y acabó siendo contratado por la compañía.

Hoy te vamos a contar la historia de Max Rosett, un estudiante de informática cuya vida cambió por el simple hecho de hacer una búsqueda en Google. Fue debido a la forma curiosa de encontrar programadores que tiene la gigantesca compañía de Mountain View a través de su propia herramienta, que es capaz de transportarte hasta la resolución de un reto que te puede llevar a formar parte de la privilegiada plantilla de la empresa que en breve se llamará Alphabet.

El reto secreto de Google

En este caso en particular, Max Rosett consultó el buscador de Google para buscar «funciones lambda en Python», que es un lenguaje de programación. A continuación, aparecieron los consabidos resultados de la famosa herramienta de internet. Sin embargo, en este caso, hubo una particularidad que llamó la atención del joven cuando encontró un peculiar mensaje que rezaba «Estás hablando nuestro idioma, ¿listo para un reto?».
El joven programador, que además se encontraba inmerso en un proceso de selección de personal para la propia compañía, aunque él mismo pensaba que no estaba preparado para tal reto, aceptó el desafío haciendo clic sobre el mensaje, accediendo a continuación a Foo.bar, donde le esperaba una interfaz de comandos en los que la famosa compañía le planteaba diferentes problemas en relación con la programación que el chico hubo de resolver con un límite de 48 horas entre cada uno de ellos.

La resolución de los retos de Google

Durante dos semanas, Rosett estuvo resolviendo hasta un total de cinco problemas. Una vez llegó al sexto, el propio programa le pidió la información de contacto. Su sorpresa llegó dos días después cuando un responsable de la gigantesca empresa de Mountain View se puso en contacto con él para informarle de que había sido preseleccionado para ser un integrante de la plantilla de la empresa Google.
Así pues, el joven Rosett, que como dijimos, ya estaba inmerso en una selección de personal para formar parte de la compañía, acabó siendo reclutado para formar parte de los pocos programadores privilegiados que marcan los designios de miles de empresas y personas con los algoritmos de Google tras una entrevista personal.
Ahora, Rosett cuenta su peculiar peripecia con este novedoso y brillante sistema de búsqueda de talento empleado por Google, que permite dar con futuros empleados que cuenten con las habilidades específicas que ellos necesitan para los diferentes puestos de la empresa.
Así que ya sabes, si te aparece un mensaje secreto en una de tus búsquedas, acepta el desafío. ¿Quién sabe? Tal vez seas tú el siguiente en engrosar las filas del gigante de Mountain View.
fuenTe/batanga.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.