27 noviembre 2015

Científicos descubren que gran parte del ADN en los tardígrados es exógeno.

¿Sabes quiénes son los tardígrados? Podrías considerarlos como los Superman del mundo animal, pues estos diminutos seres aguantan condiciones extremas. Y ahora, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, en los Estados Unidos, se llevaron una enorme sorpresa cuando secuenciaron el genoma de los tardígrados, la única especie capaz de sobrevivir a condiciones en las que las demás perecen: 17.5% del ADN de estos pequeños seres es exógeno, es decir, es desconocido por su organismo.
tardigrada_foto
Quizá no sea el animal más bonito del mundo, pero esa apariencia es eclipsada por su envidiable capacidad para sobrevivir.
Esta revelación se hizo en un artículo publicado el pasado lunes (23) en Proceedings of the National Academy of Sciences. Este descubrimiento pone sobre la mesa la posibilidad de que la excepcional habilidad de supervivencia de los tardígrados esté relacionada con esta parte de su ADN. “No teníamos idea de que el genoma de un animal pudiera tener tanto ADN exógeno”, dijo Bob Goldstein, colaborador en el estudio. “Teníamos conocimiento de que muchos animales adquieren genes exógenos, pero no sabíamos que esto podía suceder en grandes cantidades”.
Previo a este descubrimiento, el filo de los rotíferos estaba considerado como el grupo con mayor cantidad de ADN exógeno. Para términos de comparación, la mayoría de los animales posee menos del 1% de ADN exógenoen su genoma.
Los investigadores aseguran que los tardígrados consiguen 6 mil genes exógenos de bacterias, plantas, hongos y arqueobacterias a través de la transferencia horizontal de genes. Durante este proceso tiene lugar el intercambio de material genético entre especies. El equipo cree que el ADN entra de forma aleatoria en el genoma, pero se queda y hace que los tardígrados sobrevivan en condiciones extremas – como, por ejemplo, a menos 80º C en un congelador durante un año o en el vacío del espacio.
Atendiendo la línea de pensamiento de los científicos, cuando los tardígrados se encuentran en condiciones de estrés extremo, su ADN se rompe. Cuando la célula se vuelve a hidratar, la membrana y el núcleo, donde se resguarda el ADN, quedan llenos de huecos, permitiendo que otras moléculas grandes pasen. De esta forma, el animal logra arreglar su propio ADN, creando un mosaico de genes provenientes de diferentes especies.
“Pensemos en el árbol de la vida, donde el material genético es transferido de forma vertical de la madre y del padre”, explican los científicos. “Sin embargo, con la transferencia horizontal de genes convirtiéndose en algo cada vez más aceptado y conocido, por lo menos en algunos organismos, esta empieza a cambiar la forma en que concebimos la evolución, la transferencia de material genético y la estabilidad de los genomas. En lugar de pensar en un árbol de la vida, podemos pensar en un tejido de vida y en el material genético pasando entre una hilo y otro”. Con información de Phys.
fuente/Marcianosmx.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.