07 diciembre 2015

Stop Dolores por Imposición de manos y técnicas Tibetanas realizado por Ferran Prat (Sabiens)


Imposición de manos.

La imposición de manos ha existido y existirá por miles de años. Desde las protectoras manos de los padres, hasta el llevarse las manos hacia determinadas zonas del cuerpo cuando se siente dolor.

Existen muchos métodos, algunos los llaman manos de luz, manos de Dios, Reiki, poder mental, activación de chakras, chi kung y tantos nombres que pretenden apropiarse de un poder natural.

Claro, no todos tenemos la misma fuerza energética. Al aplicarse la energía de imposición de manos ocurre de la misma manera que cuando una persona puede tener mayor fuerza muscular, mayor velocidad, mejor vista o cualquier tipo de diferencia entre las personas.

Todos nacemos con diferentes cualidades y fuerza. Así, existen personas que permanentemente tienen las manos calientes y otras personas con manos frías.

Aquellas que las tienen permanentemente calientes, tienen mayor posibilidad de poseer fuerza energética de sanación. 

Muchas personas con manos frías, al aplicar el método que te ofrecemos, logran calentar sus manos siginifcativamente. Pero también puede darse el caso de que conserven sus manos frias y el poder de curación sea fuerte.

La Sanación y Erradicación del Dolor.

¿Que y quién es susceptible de sanación?. Pues casi todo, desde enfermedades leves hasta graves y crónicas. Ya sean físicas, mentales, emocionales o espirituales.

Todo depende de que la enfermedad o padecimiento reaccione a la energía de imposición de manos. Es como todo tipo de medicina. Ningun medicamento actua en el 100% de pacientes. En migrañas por ejemplo, los medicamentos químicos pueden sanar al 5% de pacientes, 95% solo calman momentaneamente sus dolores de cabeza.

De la misma manera, la imposición de manos, en determinados casos puede sanar al 5%, 20% o 50%, todo depende de la fuerza del que aplique la sanación y de la enfermedad que el paciente tenga, tanto en el tipo como en la antiguedad o cronicidad que se trate.

Los Evangelios trasmiten de manera reiterada diversas noticias que nos hablan del poder de sanación que tenía Jesucristo, que habitualmente practicaba a través de la imposición de manos sobre los enfermos. Nos han dejado constancia, incluso, de que la fuerza de Jesús era tal que bastaba que un enfermo que tuviera fe tocara su manto para que inmediatamente quedase curado.

En el Evangelio de Mateo (8, 1-3) se narra, a modo de ejemplo, que: "Un leproso vino a arrodillarse delante de él y le dijo: "Señor, si quieres, puedes sanarme." Jesús alargó la mano, lo tocó y le dijo: "Quiero, queda sano." E inmediatamente desapareció la lepra."



Otro episodio similar se encuentra en el Evangelio de Marcos (8, 22-25): "Cuando llegaron a Betsaida le trajeron un ciego y le pidieron que lo tocara. Jesús tomó al ciego y lo saco fuera del pueblo. Después de mojarle los ojos con  saliva, puso las manos sobre él y le preguntó: "¿Ves algo?" El ciego, que empezaba a ver dijo: "Veo a los hombres, pero como si fueran árboles que caminan." Le puso nuevamente las manos en los ojos y el hombre empezó a ver perfectamente: quedó sano y veía claramente todas las cosas."

Lucas, por su parte, nos indica (4, 40-41) que: "Al ponerse el sol, todos los que tenían enfermos de diversos males se los traían; él imponía las manos sobre cada uno y los sanaba. También hizo salir de varias personas demonios que gritaban..."

Estas y otras noticias similares nos hablan del poder curativo de Jesucristo. Todo parece indicar que las manos de Jesús eran un medio a través del cual se  canalizaba una fuerza o energía que permitía la sanación de los hombres que tenían fe en él. Pero es que, además, los Evangelios nos han dejado constancia expresa de que esa energía que las manos de Jesús canalizaban se podía también depositar en objetos diversos, sobre todo en la ropa. De algún modo se nos está diciendo que su fuerza era tan intensa que llegaba a impregnar los paños con que se cubría y bastaba que los necesitados de ella los tocaran con fe para que les fuera transmitida. Dice, en ese sentido, el Evangelio de Lucas (8, 42-48):

"Mientras Jesús iba a la casa de Jairo, la gente lo apretujaba hasta casi ahogarlo. Una mujer, que padecía hemorragias desde hacía doce años y había gastado con los médicos todo lo que tenía sin que nadie pudiera curarla, tocó el borde del manto de Jesús y en el mismo instante se le detuvo el derrame de sangre. Jesús preguntó: "¿Quién me ha tocado?" Como todos decían que ellos no habían sido, Pedro y sus compañeros replicaron: "Maestro, es la multitud la que te aprieta y te oprime." Jesús dijo: "Alguien me ha tocado, pues yo he sentido que una fuerza ha salido de mí." Al verse descubierta, la mujer se presentó muy temerosa y, echándose a sus pies, contó delante de todo el mundo por qué le había tocado y cómo había quedado instantáneamente curada. El la dijo: "Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz."

Si necesitan ayuda Sabiens puede hacer que vuelva a fluir por su organismo la Energía Vital desde lo más profundo de su interior hasta las capas m´sa externas por medio de transmisión de energía Quantum.


¿ Como podemos entender y para que sirve la Energía Quantum ?

Quantum es un término latino que no vamos a encontrar en el diccionario de la Real Academia Española (RAE), a pesar de que su uso es habitual en el ámbito de la física. La palabra apropiada en nuestra lengua es cuanto, que refiere al cambio del nivel energético de una materia al emitir o absorber radiación.

Puede entenderse al quantum como la cantidad mínima de energía que es susceptible de transmisión a través de una longitud de onda. También la noción refiere al valor más pequeño que puede adquirir una magnitud en el marco de un sistema físico al modificar su estado.

Los quantum, de acuerdo a la física cuántica, son las unidades de energía emitidas mediante la radiación electromagnética. Esta rama de la física sostiene que las partículas se dedican a intercambiar energía en enteros que albergan la mínima cantidad posible, que son los Quantum.

La física cuántica se encarga de analizar cómo se comporta la materia con dimensiones ínfimas, algo que dificulta conocer cuál es la posición exacta y la energía de una partícula.

Al trabajar con quantums y en base al postulado del intercambio de energía de forma discreta, la física cuántica permitió brindar explicaciones a hechos inaccesibles para la física convencional.

Dentro del ámbito literario, hay que exponer la existencia de un libro que responde al título de “Quantum Touch”. Richard Gordon es el autor de este trabajo, referente al mundo de la medicina y la salud, que viene a plantear la existencia de un singular método de curación y sanación, el que da título a la obra.

En concreto, se establece que ese sistema de curación consiste básicamente en que la persona que lo lleva a la práctica y su paciente entren en contacto. ¿Cómo? Mediante una serie de técnicas corporales de enfoque, la respiración adecuada y los distintos puntos de energía que se considera que tiene el cuerpo.

Mediante el Quantum Touch, que se establece que cualquier persona puede aprender de manera rápida y sencilla, se expone que se puede conseguir desde reducir la inflamación de una parte del cuerpo hasta minimizar dolores.

La Física y la Mecánica Cuántica es el estudio del comportamiento de la energía.

Fue enunciada por primera vez por Max Planck y Albert Einstein, tratando de explicar el comportamiento de las infra-partículas que conforman las sub-partículas del átomo.

Para aquellas personas que no están familiarizadas con esta terminología, eso quiere decir que los átomos, que es lo más pequeño que se conocía, están formados, a su vez, por otras partículas más pequeñas aún, conocidas como electrones, neutrones, protones, etc. (sub-partículas). Y estas sub-partículas, a su vez, están formadas por otras partículas mucho más pequeñitas conocidas con el nombre de infra-partículas. (quarks, partones, muones, leptones, etc.).

Y gracias a esas infra-partículas usted está vivo y de ellas dependen sus estados de salud y de enfermedad.

¿Cómo es eso?

Viendo al cuerpo físico desde un punto de vista de lo más grande hacia lo más pequeño tenemos que: el cuerpo físico está compuesto por sistemas, a su vez los sistemas están compuestos por órganos, y los órganos compuestos por células, y a la vez las células por átomos y los átomos por partículas sub-atómicas y éstas últimas por infra-partículas.

Estas Infra-partículas, como los quarks y los partones es lo que llamamos energía.

Entonces, si tenemos esta visión integral, podemos decir que si el Cuerpo Físico está formado por miles de miles de Partones, quiere decir que el Cuerpo Físico es en esencia: ¡energía!

Muy bien, ahora viene el descubrimiento más importante de todos los tiempos, más importante que el descubrimiento de la penicilina, más importante que los transplantes de órganos, todavía más importante que la clonación humana:

Toda estructura física, entiéndase: Órganos del cuerpo físico, tiene un órgano energético que lo sustenta, y todo estado de salud o enfermedad no es más que la alteración de esos grupos de partones, que al desequilibrarse se manifiesta en el plano físico en forma de enfermedad.

De tal manera que si equilibramos la alteración energética, automáticamente se manifiesta en el Cuerpo Físico como sanación.

Toda enfermedad se inicia con un desequilibrio energético y este desequilibrio se va "densificando" hasta manifestarse en el cuerpo físico.

De hecho en los estudios científicos realizados por la Dra. Thelma Moss en el Departamento de Neuropsiquiatría de la Universidad de California se ha comprobado lo que acabamos de describir.

Gracias al estudio de la Mecánica Cuántica podemos decir que "los milagros sí existen".

Pero... ¿Qué es milagro para nosotros los científicos, que estudiamos El Conocimiento Superior?

Pues, "Milagro es toda manifestación en el Plano Físico que tuvo su causa en una dimensión 'invisible' para nosotros".

De tal manera, que si conocemos y comprendemos los Mecanismos Cuánticos, el "Milagro" se convierte en un hecho científico, ya que es susceptible de ser estudiado y controlado. Gracias a los estudios realizados por la Dra. Thelma Moss, en el año 1975, es que hoy en día comprendemos muchos fenómenos del "Mundo de lo Invisible". Lo que antiguamente se denominaba "Magia", hoy en día es posible gracias al estudio científico de la Mecánica Cuántica.

El organismo tiende a enfermarse cuando está vibrando en baja frecuencia (roja), por lo tanto, las emociones negativas como la rabia, el miedo, la tristeza, el resentimiento, y la depresión son causas psico-somáticas de muchas enfermedades.

Por tanto el estudio de la mecánica cuántica nos permite comprender el comportamiento de la energía y si comprendemos su comportamiento, podemos revertir el proceso, subir la frecuencia de la bio-energía y por lo tanto sanar.

Sanando la energía sanamos al cuerpo. Manteniendo equilibrada la bio-energía podemos prevenir enfermedades. La higiene emocional de mantener pensamientos y emociones positivos evita que nuestro cuerpo esté susceptible a enfermarse.

De eso se trata el estudio profundo de la Mecánica Cuántica Aplicada a la Sanación.

Ahora bien, de la misma manera que existe una anatomía, que describe cada órgano del cuerpo, también existe una "Anatomía Bio-electronica", que describe las estructuras que componen el Cuerpo Bio-Electronico y entre esas estructuras está nuestra mente.

¿En qué se basa la terapia del sonido con cuencos tibetanos?

Toda terapia basada en el sonido, se basa en el principio de resonancia, por el cual una vibración más intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable.

El principio de resonancia designa la capacidad que tiene la vibración de llegar más allá, a través de las ondas vibratorias y provocar una vibración similar en otro cuerpo. Es decir es la capacidad que tiene una frecuencia de modificar a otra frecuencia.

Las mujeres que viven juntas o que pasan muchas horas juntas acaban ajustando sus ritmos hormonales. El ejército sabe que cuando cruzan un puente no pueden ir en formación, por el peligro de rotura del mismo, por lo que abandonan la formación hasta que lo han acabado de cruzar. Sendos ejemplos del principio de resonancia.

Además el sonido modifica nuestras ondas cerebrales, ayudándonos a entrar en otros niveles de conciencia, donde son posibles los estados de sanación espontánea y estados místicos, haciéndonos más receptivos a la auto-sanación.

El tercer factor de la terapia del sonido con cuencos tibetanos, son los armónicos. Cada vez que se produce un sonido aparecen los armónicos. Estos armónicos tienen efectos altamente beneficiosos sobre nuestro cuerpo y sobre nuestro campo energético.

Aunque no podamos escuchar frecuencias que están fuera de nuestro campo auditivo, ni podamos producir sonidos o frecuencias que estén fuera de nuestra capacidad, sin embargo mediante los armónicos podemos resonar con ellas.
¿En qué nos puede ayudar la terapia con cuencos tibetanos?

El Edgar Cayce predijo que el sonido sería la medicina del futuro y esto ya está ocurriendo.

Los grandes expertos en terapia de sonido ya han descubierto científicamente que mediante el sonido se puede conseguir la auto-destrucción de las células cancerosas y la curación de infinidad de enfermedades.

Los cuencos tibetanos son instrumentos de curación, sanación, relajación y meditación, ayudándonos a establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo, tanto a nivel físico, mental o psicológico, emocional y espiritualmente.

Son un medio maravilloso para equilibrar los chackras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y estados místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.

Las personas que han experimentado un masaje sónico con cuencos tibetanos experimentan grandes cambios, mayor claridad mental, aumento de la creatividad, mayor concentración, mayor visión de futuro y una gran sensación de paz. El resultado es un individuo más productivo, más centrado, más feliz, más sereno, más equilibrado, más en paz consigo mismo.

Existe un espacio de paz en nuestro interior y los cuencos tibetanos nos ayudan a entrar en él, nos ayudan a resonar con nuestra verdadera conciencia o yo superior y con ese sentimiento de paz y serenidad que todos llevamos dentro.
A nivel físico se utilizan en la curación de cualquier enfermedad; para recargar nuestro sistema energético, para aliviar el sufrimiento y el dolor (incluye el dolor emocional), para eliminar inflamaciones, para estados de ansiedad, angustia, estrés, depresión, tristeza, insomnio, hiperactividad.

Hace que los sistemas biológicos funcionen con más homeostasis; calma la mente y con ello el cuerpo y tiene efectos emocionales que influyen en los neuro-transmisores y los neuro-péptidos, que a su vez ayudarán a regular el sistema inmunitario, el sanador que llevamos dentro.

Origen e historia de la terapia del sonido con cuencos tibetanos.

Según el gran maestro bodhisattva tibetano Gwalwa Karmaza, los cuencos cantores del Tíbet emiten el sonido del vacío, que es el sonido del universo manifestándose. Son el símbolo de lo incognoscible y como aleación datan de la época del buddha histórico, Shakyamuni (560 - 480 a C.)

Los orígenes de los cuencos tibetanos y su historia detallada se pierden en el pasado lejano y seguramente es un regalo de la religión chamánica Bon, que existía en el Tíbet varios siglos antes de la llegada del budismo.

Tradicionalmente los cuencos tibetanos se utilizaban para la meditación y la sanación en los monasterios de monjes.

Y una pregunta ¿ se puede potenciar la sanación mediante las frecuencias de un cuenco tibetano más, la impsición de manos?. La respuesta es SI.

Las manos encierran un gran poder, no sólo físicamente sino energéticamente. Una mano adiestrada es muy fuerte, pero, si se le agrega la energía interna tal cual los monjes de Shaolín, el poder se incrementa muchas veces, pudiendo romper rocas, maderas y bloques de concreto.

Pero también, para sanar muchas enfermedades. Todo es yin y yang, negativo y positivo. Así como se puede emplear la fuerza muscular de las manos, de la misma manera la energía. En los antiguos templos taoístas se menciona que se puede inclusive luchar con la energía de las manos a distancia.

Para efectos curativos, la imposición de manos ha sido considerado como milagroso, sin embargo, es un poder que todos poseemos y que se puede ir incrementando con su práctica diaria. Esto se conoce como chi kung manos de luz.

La mayor parte de las religiones han utilizado la imposición de manos como parte de la transmisión de las manos de Dios mismo. En todo caso, todos somos parte de Dios, las manos incluidas.

Al visualizar la sanación si canalizas espiritualmente, tus manos de luz serán posibles. Pero, realmente es como lo sientas. Muchas personas agnósticas aplican el poder de curación a través de las manos exitosamente.

Es decir, no se trata de creencias, sino de evidencias personales que todos podemos tener y hacer. En este post te enseñaremos la manera más fácil de activar tus energías personales y, sin que tengas que creer en algo. Tan solo activas tu energía y listo.

Este método constituye un tipo de meditación. Todas estas prácticas se hacen en meditación, relajación, activando los puntos de energía, llamados también chakras.

Si deseas:
Erradicar el Dolor.
Reducir la inflamación.
Promover (la regeneración) de las células.
Mejorar la circulación.
Mejorar y ativar el sistema inmunológico.
Mejorar la nutrición y desintoxicación celular.
Aumentar la energía fuente de tu cuerpo.
Ayudar a proteger y activar el ADN frente agresiones externas.
Ayudar a retardar el proceso de envejecimiento del cuerpo.
Fortalecer el biocampo de la prevención de ondas electro-magnéticas que afectan a la salud de la propio cuerpo.
Y aumentar el bienestar de tu salud...


Reserva tu sesiones  podéis escribirme al e-mail;  ferranweb@gmail.com 

Telf. +376 33 23 45


Ferran Prat ( Sabiens )

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.