06 febrero 2016

“Educare”, que significa extraer del otro lo mejor de sí.

La educación se enfoca y dirige hacia los dones y talentos o no es tal (Recordando lo que Es: 27)

Apoyar a los niños y jóvenes en el descubrimiento, reconocimiento y ejercicio de sus dones y talentos es el sentido profundo y la razón de ser de la educación. 

De hecho, la educación se enfoca y dirige hacia los dones y talentos o no es tal... Educación y educar proceden del verbo latino “educare”, que significa extraer del otro lo mejor de sí.

Por ello, la educación tiene dos fundamentos: colaborar para que el niño, el adolescente o el joven se conozca a sí mismo; y que, al hacerlo, ponga en valor sus dones y talentos, sus capacidades y facultades innatas. Sin embargo, bajo la influencia de la consciencia egocéntrica y el sistema que sobre ella se ha implantado, la educación no es sino formación, que es algo muy distinto. Coloquialmente, educación y formación se usan como sinónimos, pero no lo son; como tampoco es igual educar que formar. Concretamente, formación y formar derivan de otro verbo latino, “formare”, que admite actualmente una doble traducción: formar y formatear. La línea que separa ambos términos es fina, pero trascendente.

Formar hace referencia al aprendizaje de técnicas, herramientas y conocimientos, ligados o no a los dones y talentos de la persona, para acceder al mercado laboral. Y formatear es lo que se hace en informática, por ejemplo, con un Cd: borrar los ficheros primigenios que contenía para sustituirlos por otros. Esto, formatear, no educar, es lo que suelen hacer los padres y el autodenominado sistema educativo. Se ignoran y desatienden los ficheros originales del niño, adolescente o joven –sus dones y talentos- y se imponen en su lugar otros ficheros distintos: sistemas de creencias que actúan cual “programas informáticos”, desvirtuando y anulando lo que los chicos son, amoldándolos y sometiéndolos a lo que el sistema social y económico vigente quiere de ellos y ajustando y encorsetando su comprensión de las cosas y sus pautas de conducta y comportamiento a las normas y reglas fijadas por ese sistema. 

En definitiva, se les transforma en una especie de robots que no hacen cosas por sí mismos –por lo que son y se mueve en su interior-, sino como acciones y reacciones mecánicas y automáticas inducidas y provocadas por esos programas informáticos, por esos sistemas de creencias, con los que se les ha formateado.

Y a esto se llama educación… Así, en vez de colaborar a extraer de los niños y jóvenes lo mejor de sí, se les aliena y prepara para una vida marcada por el olvido y la renuncia a lo que verdaderamente son –lo que inexorablemente conllevará frustración y sufrimiento-, procurando, al unísono, imbuirles una consciencia egocéntrica hasta convertirlos en esclavos integrales aptos exclusivamente para trabajar y sobrevivir.

fuente/emiliocarrillobenito.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.