07 abril 2016

Científicos encuentran evidencia de antimemorias.

Científicos encuentran evidencia de antimemorias

Investigadores de la Universidad de Oxford y el Colegio Universitario de Londres en Reino Unido han estado investigando la manera en que nuestro cerebro funciona para recordar información.

Sus investigaciones sugieren que la manera de olvidar cosas es gracias a las anti-memorias, conecciones entre nuestras neuronas que generan un patrón exactamente opuesto a la actividad eléctrica original de la memoria.
La hipótesis de las “anti-memorias” se genera en base a la idea de que el funcionamiento cerebral normal resulta de la interacción entre dos tipos de células cerebrales: neuronas excitatorias y neuronas inhibidoras. Como su nombre lo dice las neuronas excitatorias provocan actividad en nuestros cerebros y las inhibidoras reprimen.
Los científicos sugieren que sin el correcto balance de la función excitatoria/inhibitoria (E / I), la neuronas muy excitadas podría comenzar condiciones como epilepsia, esquizofrenia y autismo.

Cuando aprendemos algo se crean conexiones entre las neuronas excitatorias. Eso es bueno, porque nos permite crear nuevos recuerdos, pero también pone nuestro sistema de E / I fuera de equilibrio. Para restaurar ese equilibrio, conexiones inhibitorias, en forma de anti-recuerdos, entran en juego. Estos anti-recuerdos en realidad no destruyen nuestros recuerdos, pero lo hacen callar.
Para examinar esto, los investigadores utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) y otras técnicas para tener una visión detallada de la actividad cerebral de los voluntarios. A los participantes les dieron a memorizar pares de formas.

“A lo largo de 24 horas, las asociaciones de formas en el cerebro se silenciaron. Eso podría haber sido porque el cerebro se vuelve a equilibrar o simplemente quedaron en el olvido las asociaciones”, dijo el neurocientífico Helen Barron de la Universidad de Oxford.

Al día siguiente, comenzaron pruebas adicionales para confirmar si el silenciamiento fue una consecuencia de reequilibrio. Si los recuerdos estaban presentes, pero silenciados por réplicas inhibitorias, pensaron que debería ser posible volver a expresar los recuerdos suprimiendo actividad inhibidora.

Usando estimulación transcraneal de corriente directa (tDCS), el equipo fue capaz de suprimir la concentración de ciertos neurotransmisores en el cerebro, incluyendo el GABA, que está vinculada a la inhibición. De esta manera, redujeron la actividad de las neuronas inhibitorias contra la memoria, y los recuerdos de asociaciones de forma se volvieron a expresar.

Vale la pena teniendo en cuenta que este fue un estudio pequeño con sólo un escaso número de participantes, por lo que es pronto, para comprender exactamente cómo funcionan estas conexiones inhibitorias. Pero los investigadores dicen que las pruebas de anti-recuerdos en los seres humanos y la capacidad de manipularlos podría ser un gran paso adelante en términos de nuestra comprensión y el tratamiento de las enfermedades neuropsiquiátricas.




fuente/cerebrodigital.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.