20 abril 2016

INTELIGENCIA.

ESTUDIO RECIENTE MUESTRA QUÉ SOMOS CAPACES DE PERCIBIR ACERTADAMENTE LA INTELIGENCIA DE UN HOMBRE CON TAN SÓLO VER SU ROSTRO.

c8c5cbd86519a90116ffc574393cfe82_article630bw

El rostro es una especie de holograma que contiene toda la información de una persona, una página más o menos enigmática, que a veces revela sus secretos. Nos parece intuitivo que al ver a una persona, al mirar sus ojos, su expresión y ese no sé qué agregado que va más allá de la suma de su partes, que se forma de la relación entre la boca, la nariz y los ojos, podamos determinar si esa persona es inteligente o no, o incluso detectar si es bondadosa o tiene una naturaleza enfermiza. Aunque algunos seamos menos sensibles que otros y a veces fallemos, no parece descabellado pensar que el rostro es una ventana de la psique.

Esto parece haberse comprobado en un reciente estudio publicado en la revista científica Plos One en rostros masculinos, con las debidas reservas que deben tenerse con estos estudios. Investigadores de la República Checa mostaron fotografías de 40 hombres y 40 mujeres a un grupo de hombres y mujeres, lo cuales tuvieron que inferir la inteligencia de los sujetos de las fotografías. En el caso de las fotografías de hombres, tanto hombres como mujeres pudieron emitir una evaluación de la inteligencia estadísticamente significativa basándose en la fotografía facial. Cuando se evaluaron las fotografías de mujeres, la inteligencia percibida no coincidió con el IQ de las personas. El estudio no encontró una correlación entre atractivo facial e inteligencia.

Basándose en los resultados, los científicos modelaron los rostros asociados con la inteligencia: caras alargadas, amplitud de distancia entre los ojos, nariz más grande, un repunte en las esquinas de la boca y una barbilla nítida.

El estudio midió la inteligencia basándose sólo en el IQ, el cual es un modelo limitado a un tipo de inteligencia matemático-verbal que no abarca un espectro más amplio de capacidades intelectuales, las cuales podrían reflejarse de otra forma en el rostro.

Los científicos creen que en el caso de las mujeres, el efecto de atracción sexual y la costumbre de juzgar a través de la belleza distorsionan la percepción creando una barrera cognitiva para inferir qué tan inteligentes son las mujeres con sólo observar su rostro. Una explicación evolutiva a esto tiene podría sugerir que "la señalización honesta de la inteligencia es adaptativa para el hombre pero no para la mujer". Esto significaría que es una ventaja para ciertos hombres que las mujeres perciban su inteligencia al ver sólo su rostro, y este factor influiría en su selección de pareja.

fuente/Pijamasurf


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.