31 agosto 2016

Ellos estuvieron antes.

Existen  restos de la Atlántida aún no descubiertos en la costa de Cabo Verde en África . En el fondo del Atlántico se han encontrado pirámides con cúpula de cristal y aún existen más que se irán encontrando en el futuro.
El tipo de cristal de las cúpulas era utilizado para canalizar la energía psíco-atómica con la que funcionaban las naves de la época y otros artefactos de aquella avanzada civilización. Esta energía vibratoria es la misma que irradian símbolos o mándalas geométricos, pero esto es muy difícil de imaginar para nuestras racionales mentes actuales.
En aquella época también usaban símbolos esotéricos y piedras geométricas como centros y canales que irradiaban esta misteriosa energía. Actualmente es incomprensible para la ciencia, porque su base no era material, sino psíquica y a través del poder de la Mente Cósmica producía una energía en cierto modo comparable a la atómica.
Edgar Cyace y otros videntes hablaron de esta energía que provenía de una gran bola que parecía un diamante y que provenía de otros planetas. El Sol es una gran Central-Reactor de energía atómica donde se generan procesos de fusión nuclear: núcleos pequeños colisionan entre sí liberando energía por doquier, en una continua transformación de hidrógeno y oxígeno en helio.
Esta energía era similar que funcionaba en las esferas y cúpulas de la Atlántida. Eran como pequeños soles en miniatura metidos en diamantes geométricos. ¿De dónde proviene la energía que nutre al Sol y las Estrellas?. En realidad nuestra pequeña ciencia no lo sabe. Proviene de la Mente Cósmica, no de una fuente material. Toda la energía del Universo proviene de la Mente Cósmica: es una energía psíquica en origen, pero que funciona de una manera similar a la atómica y este tipo de energía era conocido y usado en la Atlántida.
Esta es la razón por la que las pirámides suponen un enigma insoluble para las cuadriculadas cabezas científicas, es difícil descubrir su secreto con una mente racional. Hay que ir más allá de la materia y la razón para descubrir el secreto, ya que esa civilización era mucho más avanzada que nosotros. Las pirámides son centros esotéricos, “son edificios meditando“, emitiendo energía esotérica. Sería el equivalente a una figura humana meditando con los ojos cerrados y concentrando su energía en un punto: el vértice de la pirámide.
Algunos de estos centros de energía aún permanecen en el Triángulo de las Bermudas en el Caribe, causando anomalías magnéticas, desapariciones de aviones y muchos otros enigmas. En Bimini se encontraron restos de la Atlántida, como predijo Edgar Cayce. Existen también ciudades concéntricas sepultadas bajo el océano y el lodo en el Caribe. Estos fabulosos descubrimientos destapan una vez la verdad sobre una gran civilización parecida a la nuestra que pobló la Tierra hace miles de años, hace más de 15.000 y 100.000 años. Eran capaces de crear construcciones gigantescas sin tener tecnología para ello.
La hipótesis alíen es de nuevo inevitable, más cuando muchos canalizadores y abducidos aseguran haber visto pirámides en otros planetas. “Eran enormes centros de energía que hacían volar las naves y formaban circuitos energéticos mundiales”. No eran tumbas como nos dicen, sino edificios inteligentes, “monumentos en meditación” que servían como puntos de circulación de la Energía Cósmica con una tecnología en la actualidad desconocida en la Tierra. En la Atlántida usaban la energía protika con piedras similares al cuarzo, pirámides, dólmenes y otras fuentes de energía que venían de planetas remotos.
Este gigantesco imperio dejó vestigios en todo el mundo y numerosos ooparts, que la ciencia oficial y el Instituto Smithsonian (la oficialidad dominada por la Mafia X) siempre nos han ocultado, porque eso significaría cuestionar todas las religiones e historia de la Tierra.
Vinieron de otro mundo y fueron nuestros dioses en la prehistoria, ahora solo queda recordarlo y salir de la obligada amnesia cultural. En el futuro saldrán a la luz nuevos hallazgos definitivos que confirmarán la existencia de aquella gran civilización y de aquella cultura colosal venida un día de las más lejanas estrellas.
Sin lugar a dudas, ellos estuvieron antes…
fuente/veritasboss.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.