05 mayo 2017

Geometría Sagrada y Psicogeometría.

La Geometría Sagrada estudia la existencia de patrones geométricos ideales que reglan el Universo, como expresión material y funcional de un ordenamiento inteligente. Macrocósmicamente existe tal orden y Microcósmicamente (nosotros, nuestras relaciones interpersonales, nuestra salud física, nuestros afectos, nuestro desempeño material, nuestra vida toda) será susceptible de estar ordenada de acuerdo, también, a ciertos patrones o matrices geométricos.


En el trabajo Psicogeométrico, una de las herramientas consiste en “identificar” cada forma empleada y con cada uno de nuestros centros energéticos humanos (Chakras). La moderna Parapsicología se alimenta de la milenaria tradición médica china, en su afirmación de que el ser humano está formado por la interacción de tres naturalezas: un plano físico (obviamente, mi cuerpo) un plano mental (también obvio) y un plano energético, conformado por la suma de energías emitidas por nuestro organismo. A éste lo llamamos, precisamente, campo bíoenergético o bioplasmático.


Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica se repite en diferentes escalas. 

El término fue propuesto por Benoît Mandelbrot en 1975. En muchos casos los fractales pueden ser generados por un proceso recursivo o iterativo capaz de producir estructuras autosimilares independientemente de la escala específica. Los fractales son estructuras geométricas que combinan irregularidad y estructura.

En efecto, la Geometría Sagrada es una herramienta muy potente de ayuda en la búsqueda del despertar espiritual. Nos lleva al conocimiento de uno mismo, de nuestra verdadera naturaleza tanto como la de nuestro entorno, permitiendo aperturar los niveles de comprensión necesarios en una octava superior de conciencia para actuar con sabiduría, amor y servicio.

En este aspecto la Geometría se vuelve Sagrada porque contribuye a este despertar gradual, como lo debe hacer cualquier disciplina o ciencia como las matemáticas. Cualquier principio o ley universal, ya sea de naturaleza física, electromagnética o espiritual, es susceptible de manifestarse en cualquier contexto, en virtud de que es una Ley. Por esta razón cualquier vía de conocimiento puede ser sagrada si se toma en cuenta este aspecto, todo depende del lugar en que se fije nuestra atención y, en este caso, la peculiar forma geométrica de conocer la realidad.


Publicado por: Alexander Barranca
fuente: sanazion.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.