14 mayo 2018

Detalles Ocultos Sobre la Reencarnación


El siguiente artículo fue elaborado por la Logia Unida de Teósofos de Inglaterra y le gradezco mucho a Alexander por haberlo traducido y la versión original en inglés la pueden aquí.)

Si creemos en la reencarnación, y es difícil no hacerlo una vez que obtenemos una comprensión clara de la lógica y la filosofía de la misma y tomamos conciencia de la multitud cada vez mayor de pruebas, tal vez nos hemos preguntado a veces cómo ocurre realmente la reencarnación, así como los métodos y procesos involucrados.

En varios artículos relacionados hemos explorado mucho sobre el tema general de la reencarnación en sí y los procesos involucrados al final de una encarnación y las etapas por las que pasa el alma entre la muerte del cuerpo físico y su renacimiento en uno nuevo.

¿Pero cómo se produce ese renacimiento realmente?

Sabemos que ocurre exactamente de acuerdo con la Ley del Karma, pero eso no es de lo que trata este artículo en particular. Nuestro objetivo aquí es obtener al menos alguna pequeña idea de cómo el alma humana realmente sale de su estado de Devachan y vuelve a la vida aquí en el plano físico.

La Teosofía ofrece algunas ideas interesantes sobre esto, y también información importante sobre otros misterios relacionados con el proceso del renacimiento. Y por supuesto, nada de esto es un misterio para los Maestros de Sabiduría, ni para su agente directo que fue Blavatsky, ni para quien ella llamó su “amigo, hermano e hijo”, William Judge, quien fue un co-fundador, junto con ella, del la Sociedad Teosófica.

Pero hay muchas cosas, muchas verdades, muchos detalles, que a esa Gran Hermandad de Adeptos todavía no se les permite revelar al mundo, y así, en ciertas áreas y en ciertos temas todo lo que pueden hacer actualmente, bajo las limitaciones estrictas y muy reales de la ley cíclica y kármica, es proporcionar indicios, vislumbres pasajeros e indicaciones breves. Y tal es el caso con el asunto del proceso real de la reencarnación.

Nuestra tarea inmediata y urgente como Teósofos es familiarizarnos íntimamente con una comprensión profunda, precisa y significativa de toda la masa de enseñanza y conocimiento que ya nos ha sido dejada por Blavatsky y William Judge. Porque si somos demasiado perezosos para siquiera molestarnos en estudiar eso, ¿qué derecho debemos esperar por saber más al respecto?

Sin embargo, podemos aprovechar esta oportunidad para obtener algunos vislumbres...

Explicaciones dadas por Madame Blavatsky

En “Los Diálogos sobre la Doctrina Secreta” Blavatsky dice en respuesta a una pregunta de un estudiante:

« La célula germinal contiene sólo la semilla o la forma astral. El padre planta la semilla en la tierra de la materia... La Mónada eclipsa el feto sólo en el séptimo mes, y entra completamente en el niño después de que este llega a ser consciente.

La entidad Devachánica envuelve, por así decirlo, a la nueva entidad, la ilumina, pero comienza su proceso de asimilación sólo después del primer rayo de conciencia, digamos a los siete u ocho meses. Por lo tanto, no entra en ella. Empieza a eclipsarla, está ahí, es dirigida por la ley kármica, pero no puede entrar inmediatamente. »
(p.559)


En base a esta declaración, y también en base a lo que han dicho Blavatsky y los Maestros en varias otras partes, podemos reunir los siguientes hechos:

* La semilla del padre, que comienza a crecer y tomar forma en la madre, contiene la semilla sólo del Linga Sharira o sea del cuerpo astral.

* Sabemos que el cuerpo astral precede y sobrevive al cuerpo físico, y que es el modelo, el molde y la estructura invisible y sutil, alrededor de la cual se construye el cuerpo físico.

* La concepción produce el comienzo de la formación del nuevo cuerpo astral, que pronto se viste con el revestimiento externo del físico.

* Aunque esta forma todavía no esté realmente animada, ya se encuentra conectada de una manera determinada y definida con el alma entrante, desde el momento de la concepción.

* El alma todavía está en el estado Devachánico en ese momento, por lo que es descrito como «la entidad devachánica».

* Su estancia en el Devachan está obviamente casi terminada, y ahora empieza a “envolver”, “iluminar” y “eclipsar” a la pequeña forma que en cuestión de meses se convertirá en su nuevo vehículo físico.

* Esta es una de las numerosas razones por las que la Teosofía se opone tan fuertemente al aborto, y por las que Blavatsky no vaciló en describir el aborto como un asesinato:

« La destrucción deliberada y pecaminosa de la vida, la interferencia con las operaciones de la naturaleza, y por lo tanto con el KARMA de la madre y del futuro ser humano, y es por eso que es un crimen contra la naturaleza. »

* Alrededor del séptimo mes de embarazo se inicia el verdadero y apropiado “proceso de asimilación” con la parte inferior y personal del Ego que se une con el nuevo cuerpo.

Pero incluso después del nacimiento, la parte superior del alma (el Manas Superior) no suele unirse firme y completamente con la nueva personalidad hasta los siete años de edad.

Y debido a los asuntos relacionados con esto, los niños que mueren antes de la edad de siete años tienen a reencarnar inmediatamente o casi inmediatamente.

Explicaciones dadas por el Maestro Kuthumi

La creciente conexión del alma que desciende del Devachan con su nuevo vehículo físico se relaciona con la última parte de lo descrito aquí por el Maestro Kuthumi:

« Igual que en la vida presente en la Tierra, también hay para el alma en el Devachan: el primer latido de la vida psíquica, su plena realización, el desgaste gradual de la fuerza al pasar a la semi-inconsciencia, el olvido gradual y la inacción, el olvido total.

Y al final de la vida en el Devachan, no es la muerte, sino el nacimiento. El renacimiento en la Tierra en otra personalidad y la reanudación de la acción que creará nuevos cúmulos de causas que generarán otro futuro período en el Devachan, y así sucesivamente.

Y lo que serán las vidas en el Devachan y en la Tierra, respectivamente en cada caso, está determinado por el Karma.»

Por citar las palabras del mismo Mahatma con respecto al desarrollo del feto:

«Tomemos el feto humano. Desde el momento de su concepción hasta que completa su séptimo mes de gestación, repite en miniatura los ciclos mineral, vegetal y animal por los que ya había pasado en sus anteriores incorporaciones, y sólo durante los últimos dos meses desarrolla su futura entidad humana, la cual no se completa más que hacia el séptimo año de la criatura.

Sin embargo, esta existía sin ningún aumento ni disminución eones y eones antes de que iniciara su camino progresivo a través y en el seno de la madre naturaleza, como lo hace ahora en el seno de su madre humana.

Como bien dijo un erudito filósofo que confía más en sus intuiciones que en los dictámenes de la ciencia moderna: "Las etapas de la existencia intrauterina del hombre encarnan el archivo concentrado de algunas páginas desaparecidas de la historia de la Tierra."

Y esto mismo ustedes pueden percibirlo mirando retrospectivamente las entidades minerales, vegetales y animales. Ustedes deben considerar a cada entidad en su punto de partida en el curso manvantárico, como el átomo primordial cósmico ya diferenciado por la primera vibración del soplo de vida manvantárico. Porque la potencialidad que se desarrolla finalmente como un Espíritu Planetario perfecto está al acecho y es, en realidad, ese átomo primordial cósmico. »

Una explicación interesante para el fenómeno, por lo demás inexplicable, de los “doppelgangers”, o de la extrema similitud o identicalidad entre personas no relacionadas, también es ofrecida por este mismo Adepto Transhimaláyico:

« Puede nacer un niño que tenga el mayor parecido y características que otra persona que esté a miles de kilómetros de distancia, y que la madre del niño no tenga ninguna relación con esa persona, jamás vista por ella, pero cuya imagen flotante quedó grabada en su memoria, durante el sueño o incluso en las horas de vigilia, y fue reproducida sobre la placa sensibilizada del ser vivo que ella lleva en su interior. »
(p.286)

Tomadas en el contexto de la carta en la que se encuentran, las “imágenes flotantes” a las que se hace referencia son las imágenes y visiones de la Luz Astral.

La Luz Astral es la atmósfera psíquica que rodea, e incluso interpenetra, al plano físico, y todo pensamiento, palabra y acción que ocurre aquí es registrado e indeleblemente impreso en la Luz Astral. De ahí que haya «un inmenso cuerpo de imágenes en la luz astral», como una vez lo expresó el Sr. William Judge, y nosotros tendemos a entrar en contacto con tales imágenes con más frecuencia de lo que creemos.

Explicaciones dadas por William Judge

Ahora volvamos a la pregunta de cómo ocurre realmente el proceso de la reencarnación.

Vimos que cuando la concepción tiene lugar, la potente semilla del hombre contiene la semilla del cuerpo astral del Ego entrante. Puede que surja la cuestión de cómo el Ego llega allí y cómo la semilla o el semen del futuro padre termina siendo dotada con tales cualidades y capacidades específicas para esta favorable ocasión.

Una ocasión que ciertamente ocurre bajo la gran Ley del Karma, sin importar el hecho de que probablemente ninguno de los padres sea consciente de ello, ni dé crédito a tal noción.

En el capítulo titulado «Sobre la Reencarnación» en su libro “El Océano de la Teosofía”, William Judge menciona acerca de:

« La explicación de los procesos físicos reales que debe sufrir el Ego al pasar del estado desencarnado al encarnado y las rutas, los caminos o los medios de descenso desde el plano invisible hasta el visible. »

Y sobre esos temas él dice que:

« Esto no ha sido aún explicado completamente en los libros teosóficos, porque primeramente es un asunto delicado, y luego los detalles no serían recibidos con credulidad aún por los mismos Teósofos (aunque algún día lo serán). Y como estos detalles no son de grandísima importancia, no son expuestos ahora.

Pero como sabemos que ningún cuerpo humano se forma sin la unión de los dos sexos, y que los gérmenes de tal producción están encerrados en los centros sexuales y por tanto deben provenir de los alimentos ingeridos por el cuerpo, evidentemente los alimentos tienen algo que ver con el Ego reencarnante. »

Luego se hace cuidadosamente la sugerencia de que puede que «el camino a la reencarnación conduce a través de ciertos alimentos y no de otros», pero sin más explicación de esto (por las razones ya mencionadas).


Un relato profundo y sorprendente de las etapas preliminares del proceso de reencarnación se encuentra en otras partes de los escritos del Sr. William Judge.

Hacia el final de su vida desarrolló la idea de escribir un libro basado en las experiencias de algunas de sus vidas anteriores. Sin embargo, deseaba que el libro fuera escrito por uno de sus colegas en lugar de por él mismo, y también que el libro no debía llevar su nombre ni dar ninguna indicación de que estuviera relacionado con él personalmente.

Su motivo para producir el libro fue que podría proporcionar valiosas e importantes lecciones espirituales y revelaciones para el lector cuidadoso e intuitivo. Pero nunca fue su deseo llamar la atención hacia sí mismo, de ahí su insistencia en que el libro no debería revelar la verdadera identidad de su protagonista.

Sucedió que falleció antes de que el libro fuera debidamente comenzado, y por lo tanto nunca fue escrito. Pero algunas de sus notas, escritas para el beneficio de Julia Keightley (también conocida en el mundo Teosófico bajo su seudónimo de Jasper Niemand), y quien había accedido a escribirlo, fueron publicadas más tarde como una especie de apéndice para el libro “Cartas que me han Ayudado”.

Y allí, entre otras muchas cosas interesantes, encontramos lo siguiente:

« Ellos llegan al Sur de la India y allí él ve al anciano de la torre, a quien le habla y otra vez le hace la ardiente pregunta sobre el pergamino. El anciano dice de nuevo lo mismo que antes, y añade que él hubo regresado otra vez al mundo en ese lugar.

La oscuridad y el silencio. El día despejado y caluroso. La ausencia de lluvia. Después de escuchar al anciano, él consiente interiormente vivir allí, y pronto surge una fuerte tormenta, la lluvia bate, se siente arrollado hacia el suelo y en profunda oscuridad. Un ruido resonante encima de él. Es el ruido de las plantas crecientes. Este es un campo de arroz con algo de sésamo. La humedad desciende y hace que se expanda.

Él mira alrededor, todo es movimiento y vida. Encerrado en el campo que tiene algo de arroz, se lamenta de su destino. Ha nacido en la casa de un brahmán.

[Nota. En el parágrafo de arriba es probable que el asunto de la reencarnación sea tratado de manera alusiva a través de "la nube, la lluvia y la semilla".]

Y deberíamos de añadir que si bien las experiencias aquí descritas son un caso, no es necesariamente el caso que todas las almas que reencarnan sean conscientes de ellas mismas. La gran mayoría probablemente no lo son.

Pero en este caso particular, el Ego ya estaba bastante desarrollado y evolucionado, su vida anterior había terminado prematuramente con él siendo asesinado, y por lo tanto, como resultado de estas dos cosas, o vivía conscientemente en el Kama-Loka (no en el Devachan) y deambulaba "buscando un nacimiento". »
(p.253-254)

Así, cuando un iniciado que funcionaba en los planos interiores lo dirigió al Sur de la India y le aconsejó que «regresara al mundo» allí y entonces, él pudo dar su consentimiento consciente y luego comenzó el proceso de la «reencarnación a través de la nube, la lluvia y la semilla, y por lo tanto de la semilla del hombre», con él siendo plenamente consciente de las diversas etapas del proceso.

Explicaciones dadas por los antiguos textos sagrados hindús

Cuando los Sabios, los Gurús y los Rishis de la antigua India dieron sus enseñanzas que se inmortalizaron hace 3500 o 5000 años en las palabras de los sagrados Upanishads, quizás tuvieron esto en mente al enfatizar que:

« De la lluvia viene la comida, y de la comida la semilla sexual.»
(Mundaka Upanishad)

« De la comida viene la semilla, y de la semilla todas las criaturas. »(Prashna Upanishad)

« A partir de la comida son hechos todos los cuerpos, por lo tanto respeta la comida ya que el cuerpo está hecho de comida.» (Taittiriya Upanishad)

En la filosofía Advaita Vedanta del Hinduismo, el cuerpo físico no sólo se conoce como Sthula Sharira (igual que en la terminología Teosófica), sino como el Annamayakosha, que significa literalmente “la envoltura de comida”, en el sentido de «la envoltura que está hecha de comida». Y esto puede que sea o no relevante y esté relacionado con lo anterior. Que el lector decida.

Sin saber más, no podemos decir más. Es posible que la información y los detalles presentados en este artículo hayan producido más preguntas que respuestas en la mente del lector. Pero se espera que lo que se haya dicho sea de algún interés y beneficio, y que por lo menos se haya derramado algo de luz sobre lo que de otro modo podría seguir siendo un negro y oscuro misterio.

Para finalizar, quizás queramos reflexionar y meditar sobre la enseñanza del Aitareya Upanishad, que señala que en realidad hay tres nacimientos:

El primer nacimiento se da al momento de la concepción.
El segundo nacimiento se da al momento de salir fuera de la madre hacia el mundo físico.
Y el tercer nacimiento se da al momento de nacer fuera de nuestro cuerpo físico, en lo que los hombres llaman “muerte”.

Pero en realidad todos esos nacimientos son Uno porque sólo hay una vida y tú eres la VIDA misma.

fuente/esoterismo-guia.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.