08 marzo 2016

PSICOMANIPULACIÓN. 4 trucos psicológicos que utilizaban algunos de los dictadores más terribles de la historia

Pasaron a la historia como lo que fueron: detestables genocidas que lideraron terribles abominaciones, pero los dictadores más famosos de la historia supieronmanipular a la gente a su antojo para conseguir su apoyo.
Todo dictador supo cómo controlar a los demás para cometer sus atrocidades a través de pequeños trucos psicológicos estratégicamente planificados. Aquí te contamos algunos de los más habituales.

Para imponer su argumento, se aprovechaban del cansancio de los demás

Para que sus ideas fueran impuestas sobre las del otro, planificaban sus reuniones en los momentos en que su contraparte estaba más cansada, ya sea a mitad de la noche o temprano en la madrugada. Esta estrategia era utilizada, por ejemplo, por Stalin.
Cuando una persona tiene sueño o aún no logra despabilarse por completo está en desventaja y será más propensa en aceptar ideas ajenas. Además la fuerza de voluntad es menor en esos momentos, lo que hace más sencillo manipularlos y explotar todas sus debilidades.

No permitían que nadie se acercara demasiado

Para mantener el control absoluto, los dictadores solían tener una mano derecha que no permanecía demasiado tiempo a su lado y eso es porque si bien tener un aliado incondicional les daba resultado, su ambición podía convertirse en una amenaza. De este modo, para mantenerse como líderes en sus grupos, los dictadores buscaban aliados cercanos pero nunca les revelaban los secretos más importantes.

Hacían que el resto te perciba como superior y encantador

Los dictadores más terribles de la historia procuraron que el resto no los considerara como tal, en tanto ello podía sembrar una rebelión. Para evitarlo, muchos crearon una suerte de culto sobre sus personalidades y capacidades.
El exdictador libio Muammar Gaddafi, por ejemplo, tenía una guardia compuesta solo por mujeres, Mussolini era hábil en mostrar una imagen más grande y fuerte escogiendo cuidadosamente el ángulo en que tomaban sus fotos, además de hacerse llamar «Il Duce» (El Líder) y Jong-il, de Corea del Norte, convenció al pueblo de que podía controlar el clima, entre otras tácticas.

Le dijeron al resto lo que querían oír

Un truco clásico de los dictadores para conseguir que el resto los siga fue decirles exactamente lo que querían oír mediante frases cortas y slogans contagiosos. Al hablar manejaban el tono de voz para provocar emociones y utilizaron silencios de forma estratégica para convencerlos de que lo que decían es exactamente lo que a ellos les parece.
Los gobernantes supieron que sus discursos deben estar planeados al 100 % y se preocuparon por conocer a sus audiencias.
La manipulación psicológica es un arma muy poderosa y que usada de forma correcta ha llevado muy lejos a gente muy malvada.
Ahora... ¿acaso no reconoces estos trucos en políticos de hoy?
fuente/.batanga.com

2 comentarios:

  1. hola, el dictador gadafi,tenia sus cosas buenas y malas,pero el pueblo de libia,vivia muy bien con gadafi,ya nos gustaria a los europeos,vivir tan bien como en libia,no inporta quien gobierne, si el pueblo es feliz,hasta luego.

    ResponderEliminar
  2. Como se puede ser tan irreponsable y decir que Gdafi tenía cosas. Buenas y malas y que no importa si el pueblo es feliz .para ser feliz hay que tener conocimiento y cultura y liberarse de dictadores corruptos y asesinos vengan de donde vengan no se l puede tener una doble moral ,, ? Por la noche asesinó y por el día reparto caramelos. ,, pensar con el corazón para que la cabeza piense lo que dirá la boca estaría bien. Un saludo

    ResponderEliminar

Los comentarios irrelevantes e irrespetuosos serán omitidos.